Reporte Indigo

Cine

Eduardo Minett deja atrás los límites en Cry Macho

Eduardo Minett, de 15 años, coprotagoniza, junto a Clint Eastwood, Cry Macho

Eduardo Minett, de 15 años, coprotagoniza, junto a Clint Eastwood, Cry Macho

A sus 15 años, parece que ningún sueño es imposible de alcanzar para Eduardo Minett. Y su deseo de estar donde haya personajes e historias que valgan la pena contar y que dejen mensajes importantes se va materializando poco a poco.

De participar en producciones como La rosa de Guadalupe o Como dice el dicho, el joven actor protagoniza Cry Macho, película dirigida por Clint Eastwood, donde también actúan Dwight Yoakam, Fernanda Urrejola, Sebestien Soliz, Horacio García Rojas, Ana Rey, Brytnee Ratledge, Paul Lincoln Alayo, Alexandra Ruddy, Amber Lynn Ashley y Daniel V. Graulau.

Esta cinta, ubicada en Texas, en 1978, es la película número 39 dirigida por Eastwood y marca su regreso a los westerns. El director, que también participa como actor, interpreta a Mike Milo, una exestrella de rodeo y criador de caballos retirado que acepta un encargo de un antiguo jefe: traer a su hijo desde México para alejarlo de su madre, quien lo maltrata.


Cry Macho se estrenará el 16 de septiembre en las salas de cine de México, para después llegar a la plataforma de HBO Max

“Mi personaje se llama Rafo, un niño de 13 años que vive en México, en 1978. Ha pasado por situaciones muy fuertes, su papá vive en Estados Unidos, y aunque en la película no se ve, cuenta que ha sufrido maltrato por parte de su mamá, tanto físico como emocional, pero lo que a mí me cautivó de él, y que creo que al público también, es que a pesar de todo lo que ha vivido es un niño que en lugar de ver las cosas negativas, las ve positivas, mantiene su esencia, le encantan los caballos, los vaqueros, tiene metas, sueños y quiere vivir una nueva vida con su papá”, cuenta Minett, en entrevista con Reporte Índigo.

Por todo lo que ha vivido, Rafo también es súper astuto, inteligente, siempre está a las vivas, alerta, y tiene un gallo de mascota llamado Macho, el cual es muy importante para él, porque más que su amigo, representa su verdadera familia.

Eduardo recibió el guión un mes antes de comenzar a grabar la película, por lo que ese tiempo lo aprovechó para tomar un coaching actoral y así poder construir de mejor manera a Rafo. El actor recuerda que cuando llegó con Clint este le dijo: “este personaje es tuyo, disfrútalo y explóralo”.

“Fue algo muy difícil, todo un reto, porque Rafo es muy diferente a mí, él tiene una personalidad muy distinta. Rafo vivió en la calle, sufrió maltrato, yo no, entonces, fue difícil ponerme en su situación, entender que un niño ha vivido cosas fuertes a su corta edad”, comparte Minett.

Algo que también le ayudó en la construcción de su personaje fue alimentarse de los sentimientos que se generaban durante las grabaciones de las escenas, de ver cómo se iba construyendo la historia con el trabajo de todos los actores.

“Cry Macho es una historia muy linda donde se demuestra cómo el amor supera fronteras, idiomas y edades”, asegura Eduardo.

Lecciones de un grande para Eduardo Minett

Una agencia de representación en Estados Unidos fue la encargada de hacerle llegar el casting, vía mail, a Eduardo Minett. Cuando él vio que era para una película de Hollywood con el rol coprotagónico y con un director ganador de múltiples Oscar, supo que era una de esas oportunidades que no llegan todos los días.

“Leí cómo era el personaje, vi que era un niño mexicano con ciertas características y dije ok. Tomé un coaching, preparé mi casting y al día siguiente lo grabé, porque fue videocasting, y lo envié. Un mes después nos hicieron una llamada para decirnos que estaba entre los finalistas y que en una junta con Clint le mostrarían los tres videos para que decidiera cuál se iba a quedar”, narra el joven actor, quien también ha participado en producciones teatrales.

Esa llamada emocionó mucho a Minett, quien tenía que estar calmado, porque todavía no se había quedado, pero el saber que Clint Eastwood vería su trabajo le causó mucha felicidad. Al día siguiente le hicieron otra llamada para notificarle que él era el elegido para la película. Así fue el proceso de selección.

Para el casting, Eduardo grabó dos escenas muy importantes, momentos cruciales que tiene Rafo durante la película. Las preparó con su maestro de actuación, un día entero. Dice que no puede dar más detalles, pero que está seguro que el público las identificará cuando vea Cry Macho.


“Lo que aprendí de Rafo es que él tuvo que migrar por necesidad, le costó, tenía miedo, pero lo afrontó a pesar de que abandonó el lugar que conocía para irse a uno distinto, donde era la primera vez que iba a conocer a su papá. Ahora que veo todo esto, sé que la gente lo hace por situaciones que los orillan a tomar ese tipo de decisiones, porque es peligroso, son decisiones muy fuertes, pero se hacen por necesidad”

Eduardo Minett

Actor

r

“Las cosas con las que me quedo de haber trabajado con Clint Eastwood, con esta leyenda del cine, fue el haberme dado cuenta de que su forma es muy natural, muy tranquila, jamás en el set se sintió presión, jamás hubo un momento de tensión, sabíamos que cuando era hora de grabar pues había que hacer nuestro trabajo, pero fuera de cámaras siempre estaba sonriendo, nunca lo vi preocupado; al contrario, soltaba uno que otro chiste, me preguntaba cómo se decían palabras en español o cómo era la vida en México, también mostró interés por la comida y la gente”, afirma Eduardo.

Minett también resalta la disciplina que mostró Eastwood, ya que siempre fue el primero y el último en irse del set, siempre tenía claro lo que quería, la forma en la que llevaba las escenas y que ningún día llegó de malas.

“Jamás se enojó, todo fue muy relajado y, sobre todo, siempre recordaré algo que me dijo: ‘disfruta tu presente, vívelo, y mantente humilde, con los pies bien puestos sobre la tierra. Disfruta cualquier cosa que hagas y gózala’”, platica.

Al ser el primer protagónico de Eduardo Minett, el actor siente una gran responsabilidad sobre sus hombros, porque, además de que está consciente del parteaguas que puede representar este proyecto para su carrea, de alguna manera, también está representando a México en Hollywood.

“Siempre fui con el propósito de abrir más puertas a compañeros mexicanos y demostrar que los latinos, sobre todo los mexicanos, somos listos y estamos preparados para esta clase de papeles tan importantes”, enfatiza.

Después de lo que ha vivido, Minett está convencido de que los límites no existen y a sus 15 años sueña con continuar con su carrera donde las oportunidades se le presenten y él se sienta feliz.

“Creo que definitivamente esto será un parteaguas que va a cambiar mi carrera y estoy listo para afrontarlo”, afirma.

Cry Macho se estrenará el 16 de septiembre en las salas de cine de México, para después llegar a la plataforma de HBO Max.

En conexión

FB: EduardoMinett1 

IG: eduardominett

TW: @EduardoMinett

También puedes leer: Justicia Implacable: la película más destacada en la cartelera del cine

Exit mobile version