El Mar de Cortés se ubica entre la península de Baja California y los estados de Sinaloa y Sonora. La zona tiene un total de 244 islas e islotes que albergan cerca del 40 por ciento de las especies de mamíferos marinos que existen en el planeta. Actualmente, es considerado como Patrimonio Mundial de la Humanidad, desde el 15 de julio de 2005.

Uno de sus lugares más representativos es la isla Espíritu Santo. Sus diversas bahías de color azul turqueza contrastan con las imponentes formaciones rocosas color rojizo y arena. Punta Lobos, la colonia reproductiva de lobos marinos, es “la joya de la corona”, junto con la Bahía de San Gabriel, famosa por ser el primer lugar de América Latina donde se empezó a practicar el cultivo de perlas.

Treinta kilómetros hacia el sur de La Paz se encuentran las seis playas de Balandra, que son un ecosistema que consta de un humedal costero rodeado de manglares, dunas de arena y paisajes que parecen acuarelas con sus distintas tonalidades de azules; es un mágico lugar donde el desierto toca al mar. Sus bajos niveles de marea permiten caminar muchos metros en sus aguas sin tener que nadar; además, su nombre remite a los barcos pesqueros de los primeros colonos, que eran embarcaciones de una pequeña vela con un solo palo y una cubierta superior.

En 2018, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) registró más de 100 mil visitantes en Playa Balandra. En contraste con otros sitios de turismo y las playas comerciales, como Acapulco, que cuenta con un estimado de 590 mil turistas al año, seguido de Cancún con 570 mil y la Ciudad de México con 600 mil visitantes, según datos de 2019 de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

La Máscara es una de las formaciones rocosas más simbólicas de la Isla Espíritu Santo. Los pericúes, que fueron los primeros grupos indígenas nómadas californianos, le rendían culto, tributos y ofrendas.

El 30 de noviembre de 2012 se decretó como “Área de Protección de Flora y Fauna Balandra”, destacando que la zona posee una gran biodiversidad.

El complejo de islas e islotes de Espíritu Santo alberga 181 especies de aves.

Conocido por los buceadores como “El Acuario del Mundo”, en el Mar de Cortés habitan cerca de 40 por ciento de los mamíferos marinos que existen en el mundo, como el delfín nariz de botella (Tursiops truncatus).