La comunidad judía donó al gobierno de la Ciudad de México tres ultra congeladores que servirán para la conservación de vacunas contra la Covid 19.

El presidente de ese sector, Marcos Shabot Zonana, entregó los equipos a la secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI), a la doctora Rosaura Ruiz Gutiérrez en la sede de la dependencia.

Con materiales de última tecnología, los congeladores, modelo DW-FL270, cuentan con una capacidad de 270 dosis cada uno.

El sistema de control de temperatura del microordenador de alta precisión y los sensores de resistencia de platino garantizan un control de la temperatura en forma más precisa, mientras el sistema de alarma visual y de audio permiten que el almacenamiento sea más seguro.

La doctora Ruiz Gutiérrez agradeció el donativo a nombre de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y aseguró que serán de gran utilidad en estos momentos, pues el apoyo de todos es fundamental para salir adelante de esta pandemia.

“Agradecemos la aportación de estos congeladores de 9.5 pies que permiten una conservación adecuada, para el resguardo de las vacunas que serán aplicadas en esta ciudad conforme a la planeación determinada”, apuntó.

En estos momentos, dijo, esta contribución significa un gesto sobresaliente de solidaridad para el cuidado de miles de ciudadanos, y significa una demostración ética y humanitaria de gran trascendencia.

Por su parte, Shabot Zonana resaltó la importancia de entrar en contacto con los proveedores para la instalación y operación de los aparatos. Además, anticipó que la misma empresa prestará un equipo mayor adicional para su uso en la ciudad.

“Para nosotros es un orgullo y un gusto ayudar a la ciudad y al país en estos momentos; se trata de una obligación para que pueda fluir lo concerniente a las vacunas y que juntos superemos la actual circunstancia. Lo que podemos aportar como comunidad, pues estamos en la mejor disposición de hacerlo”, indicó.

También puedes leer:Continúa llegada de vacunas antiCOVID: 800 mil dosis de Sinovac arriban el sábado a CDMX