El camino del Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México no ha sido nada sencillo, más durante este último año y medio de pandemia y de presentar durante 2020 un programa totalmente virtual.

Sin embargo, para la sexta edición regresan con más fuerza a través de un formato híbrido, el cual permitiría que el público disfrute de forma presencial y virtual de los 11 programas dancísticos de ocho destacadas compañías internacionales provenientes de 10 diferentes países.

“No ha sido nada sencillo, no es un festival tan joven, pero todavía no alcanza ese brinco de ser un festival ya maduro. Eso, a la vez, nos permite muchas cosas al estar desde la total independencia y que podemos manejarnos por nuestras propias reglas”, aclaró en conferencia de prensa el director Rodrigo González.

Lo mejor de la escena global de la Danza

En esta edición se refrenda el objetivo que surgió en 2016, como un proyecto destinado a generar nuevas plataformas para la apreciación de lo nacional e internacional de danza contemporánea en la Ciudad de México. Lo que fomenta la diversidad de propuestas de danza de alta calidad.

Con dos premios Lunas del Auditorio Nacional, el Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México, bajo la dirección de Rodrigo González y Raúl Tamez, apuesta por la prevalencia de la danza contemporánea en el imaginario social, y al mismo tiempo brinda nuevas oportunidades para talentos locales, nacionales y extranjeros.

Las sedes del Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México son los teatros de la Ciudad “Esperanza Iris”, Raúl Flores Canelo, del Centro Nacional de las Artes, Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque y el Centro Cultural Teopanzolco.

“El esfuerzo que están haciendo los artistas es enorme, más bajo estas circunstancias. Además, se están dando estos intercambios artísticos y culturales que son fundamentales para el crecimiento; sabemos que el arte juega un papel fundamental y me parece que hay que darle una escucha especial de cómo lo estamos resolviendo los artistas, desde el discurso escénico la problemática actual que nos circunda, sobre todo desde el arte contemporáneo”, explicó González.

Las propuestas que se llevarán a cabo este año son, en su mayoría, interdisciplinarias, manejarán el lenguaje teatral, la danza butoh y multimedia, algo que, aclara Rodrigo, le parece importante y rico, a pesar de las condiciones actuales.

Destacan los bailarines:  de Estados Unidos, Kizuna Dance y Cameron McKinney; el colombiano Wilmer Osuna Serna, Luca Scaduto, de Alemania, Tom Tsai, de Taiwán, el colombiano Baldomero Beltrán, Proyecto Coyote, de México, y Xing Dance Theater Allen Chunhui Xing, de Estados Unidos.

“Subrayamos y preponderamos que el acto escénico es presencial y que no hay nada que lo sustituya, no hay cámara, tecnología que pueda suplir el ojo humano, así como el hecho de estar en el teatro con el público y compartiendo el momento, la energía del lugar y que el espectador pueda fijar su mirada en los bailarines”, abundó.

La programación de este año inicia el 4 de agosto, a las 20:30 horas, en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, con la presentación del Concurso Internacional de Solistas con Trayectoria, en el que competirán 11 bailarines de países como Dinamarca, Estados Unidos, Costa Rica, Japón, Francia y México.

El cierre estará a cargo de la Compañía InCorpo Danza de Uruguay y Colombia, con la obra “CRUDO”, en el Teatro Raúl Flores Canelo.

En conexión

@fidcdmx

www.FIDCDMX.com

También puedes leer: El Munal albergará la danza butoh Sutra del corazón