¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

ELCAVERNíCOLA

El día que Hendrix murió, nació otro gran guitarrista, Joe Satriani

Roberto Trejo

‘Satch’ abandonó todos sus planes de juventud cuando supo de la muerte de Hendrix; el joven Satriani decidió aquel día que dedicaría su vida a la guitarra


Jul 14, 2018
Lectura 5 min
portada post

La historia del rock puede dividirse antes y después de la muerte de Jimi Hendrix. Sus breves cuatro años de carrera revolucionaron el uso de la guitarra como nunca antes. Grandes guitarristas fueron inspirados por aquel hipnótico virtuosismo, sin embargo, una de las historias más sobresalientes es la de Joe Satriani.

Muchos músicos suelen decir a la ligera “mi vida cambió el día que Hendrix murió”. Pero el destino de Satriani cambió por completo en el instante justo cuando supo de la muerte del guitarrista. Con apenas 14 años y sin tener noción alguna de cómo se toca una guitarra, el joven ‘Satch’ experimentó lo que religiosamente se conoce como una epifanía.

A mediados de septiembre de 1970, Satriani se alistaba para la práctica de futbol americano en el colegio Carle Place, ubicado en los suburbios de Nueva York. Con el casco en la mano, el uniforme y las protecciones puestas, Joe caminaba por el pasillo cuando se topó con el compañero que le daría la noticia de su vida.

“Oye, Joe, ¿recuerdas a ese chicho que tanto te gusta, Jimi Hendrix?… Vi en las noticias que murió”. Aquel compañero de equipo pensó que Satriani debía tener esa información, pero nunca dimensionó el peso que tendrían aquellas palabras en la cabeza y el corazón del adolescente neoyorquino.

“En el momento en que me lo contó, mi vida entera brilló ante mis ojos. No creo que este chico esperara el impacto que tendría en mí. Fue un golpe duro. Estaba devastado, destrozado, en una niebla de emociones, en lugar de saltar al campo de futbol, di la vuelta y volví al gimnasio”, narró ‘Satch’ años después.

Satriani regresó al gimnasio, encaró a su entrenado y le dijo “Hendrix acaba de morir, renunció al equipo, voy a ser guitarrista”. Joe esperaba la reprimenda de aquel viejo soldado estadounidense, sin embargo lo que obtuvo fue un “bueno está bien… ve siempre derecho”. La determinación en sus palabras dejaba ver que hablaba en serio.

Ese mismo día, Satriani dio la noticia a su familia, dejaba el futbol americano para convertirse en guitarrista. Sus padres trataron de hacerlo recapacitar, pero al ver que era imposible, le desearon la mejor de las suertes. La hermana de Joe creyó en él y donó parte de su sueldo para comprarle una guitarra.

La música de Hendrix era sagrada para Satriani, por lo que decidió nunca tocarla frente al público. “Sé que suena extraño, pero la música de Jimi eran tan especial, era como obras de artes que no deberían de ser tocadas o alteradas. No quería mancillar su magia de ninguna manera”, fueron las palabras del músico.

Con una gran dosis de paciencia y perseverancia, ‘Satch’ se convirtió en un virtuoso de la guitarra. Satriani tuvo grandes profesores de música, por lo que en 1978 se mudó a California para comenzar una carrera musical e impartir clases a los nuevos guitarristas.

El caso de Satriani es bastante curioso, pues varios de sus alumnos alcanzaron la fama antes que él. Entre sus estudiantes se encuentra Steve Vai, Kirk Hammett de Metallica, Marty Friedman, Tom Morello de Rage Against the Machine, David Bryson de Counting Crows, Kevin Cadogan de Third Eye Blind, Larry LaLonde de Primus, Alex Skolnick de Testament, Rick Hunolt de Exodus, Phil Kettner de Lääz Rockit, Geoff Tyson de T-Ride, Charlie Hunter, David Turin y Eric Kauschen, entre otros.

Satriani lanzó su primer disco como solista en 1986; llevaba por nombre Not This Earth. El álbum tuvo buena recepción de la crítica, pero no consiguió altos niveles de popularidad. Al mismo tiempo sus alumnos no dejaban en rendirle tributo cada que podían.

Un año después, Joe lanzó su álbum más exitoso, Surfing with the Alien, el cual lo consolidó como uno de los mejores guitarritas de todos los tiempos. Satriani logró colocar varios temas de este disco en las listas de popularidad pese a ser instrumentales.

Ya como un guitarrista consolidado y tras haber rechazado unirse de manera formal a Deep Purple para suplir a Ritchie Blackmore, ‘Satch’ continuó con sus discos instrumentales y fundo el proyecto G3 junto con su amigo Eric Johnson y su alumno más prominente, Steve Vai.

El G3 ha dado conciertos en distintas partes del mundo, aunque los integrantes han cambiado con el paso del tiempo, siendo Satriani el único inamovible. Yngwie Malmsteen, John Petrucci, Kenny Wayne Shepherd, Robert Fripp, Andy Timmons, Uli Jon Roth, Michael Schenker, Adrian Legg, Paul Gilbert, Steve Morse y Steve Lukather han colaborado en el proyecto.

Actualmente Satriani es uno de los guitarristas más respetados y admirados en la industria musical, también forma parte del supergrupo Chikenfoot, en el cual comparte créditos con los ex integrantes de Van Halen Sammy Hagar (voz) y Michael Anthony (bajo), así como con el baterista de los Red Hot Chili Peppers, Chad Smith.

Respecto a la música de Hendrix, Joe se atrevió a tocarla ante el público cuando tenía 20 años durante un viaje a Japón. Satriani presenciaba una banda tributo al mítico guitarrista, los músicos eran buenos, sin embargo, les faltaba algo, por lo que se animó y pidió tocar con ellos en el escenario.

El día que Hendrix murió, nació otro gran guitarrista…


Notas relacionadas

Ago 18, 2018
Lectura 7 min

Jul 28, 2018
Lectura 12 min

Jul 21, 2018
Lectura 7 min

Comentarios