La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió en este Día Mundial de Lucha Contra la Desertificación y la Sequía, que la mitad de la población mundial está expuesta a los efectos de estos problemas.

Según la ONU la desertificación y la sequía son dos de las mayores amenazas al desarrollo sostenible, especialmente en los países en desarrollo.

“La mitad de la población mundial ya sufre los efectos de la degradación del suelo”, alertó el organismo.

Este 17 de junio, se conmemora el Día Mundial de Lucha Contra la Desertificación y la Sequía, debido a que las áreas afectadas por estos males cubren un tercio de la superficie de la Tierra.

De acuerdo con la ONU la desertificación es “la degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas”, la cual es efecto de “la sobrexplotación, el uso inadecuado de la tierra, la inestabilidad política, la deforestación, el sobrepastoreo y las malas prácticas de riego”.

Desde hace más de 20 años, el número y la duración de las sequías han aumentado un 29 por ciento.

En 2022, más de 2 mil 300 millones de personas ya sufren los efectos de la sequía y la desertificación de los suelos.

Al respecto, la Unicef, advierte que “uno de cada cuatro niños en el mundo se verán afectados por este fenómeno de aquí a 2040”. Las niñas serán mayormente afectadas por estos fenómenos.

Te sugerimos: ¿Qué le espera a la humanidad con el cambio climático en el año 2030? 

Este año, la conmemoración que lleva a cabo la ONU fue hecha desde Madrid, con el lema “Superando juntos las sequías”.

La jornada es usada para hacer hincapié en las medidas tempranas para evitar las consecuencias desastrosas y a largo plazo para la humanidad y los ecosistemas.

Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, advirtió de que para 2050 “tres cuartas partes de la población mundial podrían vivir en sequía”, y subrayó que “cada dólar invertido en restaurar la tierra puede generar