Este martes el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer que encontró una escultura de la cabeza del dios del maíz en la Zona Arqueológica de Palenque en Chiapas.

Se trata del primer hallazgo que se hace en este lugar. La escultura cuenta con más de mil 300 años de antigüedad y es el eje de una ofrenda que se dispuso sobre un estanque, lo que permite conocer mejor a la cultura maya.

¿Cómo encontraron la cabeza de la deidad?

Durante trabajos de conservación en un pasillo de El Palacio, los arqueólogos observaron un receptáculo semicuadrado, el cual estaba formado por tres paredes, en donde se encontraba la deidad cubierta por una capa de tierra.

Conoce más: INAH confirma hallazgo de vestigios antiguos en el tramo 5 del Tren Maya

Al quitarla, emergieron la nariz y la boca de la cabeza. Conforme los trabajos fueron avanzando dieron con la escultura que cuenta “con una longitud de 45 cm, un ancho de 16 cm y una altura de 22 cm”, detalla el INAH.

Así es la escultura

El comunicado también señala que la cabeza del dios del maíz debió ser moldeada alrededor de un soporte de piedra caliza y que tiene “el mentón afilado, pronunciado y partido”.

Sobre el resto de la cabeza explicaron: “Los labios son finos y se proyectan hacia afuera; muestran los incisivos superiores. Los pómulos son finos y redondeados; y los ojos, alargados y delgados. De la frente amplia, larga, aplanada y de forma rectangular, nace una nariz ancha y pronunciada”.

Además de esto, los arqueólogos también encontraron fragmentos de un plato trípode sobre el que se dispuso la escultura, el cual es una de las partes más significativas, pues indica que “se concibió como una cabeza cercenada”.

La cabeza del dios es parte de una ofrenda

Conforme avanzó la exploración, se constató que la escultura es el eje de una rica ofrenda que se dispuso sobre un estanque de piso y paredes estucadas. Con ello se buscaba emular el ingreso de este dios al inframundo, en un entorno acuático.

Además, la cabeza de la deidad maya guardaba una orientación este-oeste, lo que simbolizaría el nacimiento de la planta del maíz con los primeros rayos del sol, explica el INAH.

“El descubrimiento del depósito nos permite empezar a conocer cómo los antiguos mayas de Palenque revivían de manera constante el pasaje mítico sobre el nacimiento, la muerte y la resurrección de la deidad del maíz”, comentó Arnoldo González Cruz investigador del Centro INAH Chiapas.

Debido a que la pieza se halló en un contexto de humedad, actualmente está en un proceso de secado paulatino para que luego, especialistas de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural se hagan cargo de su restauración.