Este sábado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) suspendió una restauración no autorizada que se estaba llevando a cabo en la Capilla de la Exhacienda de Arroyozarco, en el municipio de Aculco, en el Estado de México.

Esto, luego de que el historiador Javier Lara Bayón hiciera una denuncia a través de Twitter, en la que dio a conocer que una “artista y tatuadora” se encontraba restaurando un mural de la capilla.

Este lugar, que es catalogado como monumento histórico, había sido previamente restaurado en 1997 cuando descubrieron restos de la pintura mural que la adornó en el siglo XVIII, semioculta después por una nueva capa de pintura mural del siglo XIX.

De esta forma, los profesionales decidieron dejarlos al descubierto como testigos de las dos épocas, los cuales se encontraban en la parte superior del muro, muy cerca del techo.

Te puede interesar: Vende pintura del “Canelo” para pagar sus estudios; Saúl le responde

No obstante, hace una semana Amanda Quintana, la artista y tatuadora, comenzó a restaurar esta parte de la pintura mural, por lo que el historiador dijo que el resultado había sido “desastroso”.

Tras esta denuncia, especialistas del INAH acudieron en compañía de autoridades municipales a la capilla donde confirmaron la realización de una intervención no autorizada en la pintura mural del inmueble histórico.

Así, detuvieron la restauración y verificaron que la artista había trabajado sobre las cenefas y remate, localizadas en la parte media superior de los muros laterales de la nave. Además, indicaron que los daños abarcan un área de aproximadamente 2 metros cuadrados.

Por lo anterior, en “los próximos días, los expertos en conservación y restauración del Centro INAH Estado de México integrarán el diagnóstico detallado de la intervención, así como la propuesta de resarcimiento de daños”, señaló el INAH en un comunicado.