¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Literatura

Dementor: la criatura de Harry Potter que J.K. Rowling creó a partir de la depresión

Jorge Cortés

Este 31 de julio, J.K. Rowling cumple años; el demendetor, una de las criaturas más temibles en el universo de Harry Potter, fue creado a partir de las malas experiencias de la autora: violencia, problemas familiares, desempleo, y pobreza


Jul 31, 2018
Lectura 7 min
portada post

Este 31 de julio, el mundo de la cultura celebra el cumpleaños de Joanne Rowling, mejor conocida como J.K. Rowling, la autora de los libros de Harry Potter; aunque actualmente la escritora goza de fama internacional, varios episodios de la vida de la mujer fueron guiados por la tristeza y la depresión, lo que llevó a la creación del dementor, una de las criaturas más temibles en el mundo mágico.

En los libros y las cintas de Harry Potter, los dementores son descritos como seres horribles, de gran estatura, que portan una larga capa color negro para ocultar su nauseabunda apariencia; los monstruos son los encargados de vigilar Azkaban, la prisión de los magos, y son temidos porque se alimentan de los recuerdos alegres para dejar a su víctima sólo con la tristeza y la desolación.

En Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Remus Lupin, entonces profesor de Defensa contra las Artes Oscuras de Hogwarts, cuenta al protagonista de la historia sobre estos seres: “Los dementores están entre las criaturas más nauseabundas del mundo. Infestan los lugares más oscuros y más sucios. Disfrutan con la desesperación y la destrucción ajenas, se llevan la paz, la esperanza y la alegría de cuanto los rodea”.

En el libro, el profesor explica a Harry que “si alguien se acerca mucho a un dementor, este le quitará hasta el último sentimiento positivo y hasta el último recuerdo dichoso. Si puede, el dementor se alimentará de él hasta convertirlo en su semejante: un ser desalmado y maligno. Lo dejará sin otra cosa que las peores experiencias de su vida”.

El paso por la tierra de J.K. Rowling estuvo rodeado de las difíciles experiencias que llevaron al diseño de estos seres; los problemas familiares, el rechazo, el desempleo, y hasta la violencia familiar, eran los ejes que llevaban el destino de la artista.

Joanne Rowling nació un 31 de julio de 1965 en Yate, Reino Unido, y desde niña encontró en las letras y la escritura a sus mejores amigas. Su primer cuento lleva el nombre de Rabbit, en el que narra las peripecias de un conejo enfermo de sarampión.

Durante su adolescencia, la escritora tuvo que enfrentar el diagnostico de esclerosis múltiple, que más tarde llevó al fallecimiento de su madre, además de una mala relación con su padre.

Quien hoy en día es una de las autoras más cotizadas del mundo, fue rechazada en 1982 para continuar con sus estudios en la Universidad de Oxford, lo que la llevó a matricularse en filología francesa y clásica en Exeter.

El consejo de su padre era uno: prepararse para ser una buena secretaria bilingüe.

Tras terminar los estudios profesionales, y colaborar con Amnistía Internacional para realizar una investigación sobre la violación a los derechos humanos en África, la hoy escritora desempeñó el oficio de secretaria, pero se dio cuenta de que el orden y la monotonía no eran lo suyo.

Fue entonces que se mudó a Lisboa, en Portugal, donde fue maestra de inglés y conoció a Jorge Arantes, un periodista de televisión con el que se casó en 1992, y con quien tuvo a su primera hija: Jessica.

Rowling fue víctima de violencia intrafamiliar, razón por la que decidió abandonar a su marido con su hija en un brazo, y una maleta en el otro. En su equipaje llevó consigo los tres primeros capítulos de Harry Potter y la Piedra Filosofal.

En 1993, la mujer decidió regresar a Inglaterra y se estableció en Edimburgo, cerca del sitio en el que vivía su hermana.

A pesar de que hoy goza de una gran fortuna, en esos años Rowling tuvo que mantenerse a sí misma y a su hija con el apoyo económico del gobierno; su tiempo libre lo pasaba en una cafetería llamada The Elephant House, donde junto a su hija dormida, tomaba un café con leche y seguía trabajando en su proyecto personal: terminar la primera historia de Harry Potter.

Ella misma transcribió en una máquina de escribir el primer borrador de su novela, que fue rechazado aproximadamente por 12 editoriales que consideraban que los libros para niños no representaban ganancias.

Sin embargo, en 1997, una asistente de la firma Bloomsbury encontró la primera edición de Harry Potter entre un montón de borradores condenados al fracaso, e insistió a los jefes para que lo leyeran.

Fue entonces que la escritora finalmente pudo vender su libro para encontrarse con una nueva traba: ser mujer.

Expertos recomendaron a Rowling firmar con un seudónimo, porque presuntamente los lectores podrían alejarse de su obra cuando se percataran de que había sido escrita por una mujer.

Y así nació el nombre: J (Joanne) K. Rowling. La letra K fue añadida como homenaje a la abuela de la escritora, Kathleen… el resto lo conoces: una serie de siete libros, historias alternas, películas, una obra de teatro, y la nueva saga Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, que fue llevada directamente al cine, proyecto en el que la autora debutó como guionista.

¿LA DEPRESIÓN SE HA APODERADO DE TU VIDA ALGUNA VEZ?

En Harry Potter se explica que los muggles, como se llama a los seres humanos incapaces de hacer magia, no pueden ver a los dementores, pero sí sentirlos, debido al sentimiento de tristeza, y al frío que provoca su presencia.

La saga de libros recomienda a los jóvenes magos repeler a estos monstruos con ayuda del encantamiento Patronus; de igual forma, una barra de chocolate siempre ayuda.

Sin embargo, la verdadera clave para enfrentarse a los dementores es mediante los recuerdos, sobreponiendo las buenas experiencias a los amargos episodios… así lo hace Harry al enfrentarse al mal.

“No necesitamos magia para cambiar el mundo, ya tenemos dentro de nosotros todo el poder que necesitamos”, pronunció la escritora en 2008 durante un discurso dirigido a los estudiantes que se graduaban de la Universidad de Harvard, la de más prestigio en el mundo, en el que habló sobre los beneficios del fracaso y la imaginación:

“No estoy aquí para decirles que el fracaso es divertido. Estoy aquí para decirles que fracasar remueve todas las capas de lo intrascendente. En mi caso, tocar fondo se convirtió en la base sólida sobre la que pude reconstruir mi vida (…) “En esta vida, algo de fracaso es inevitable. Es imposible vivir sin fallar en algo, a menos que se viva con tanto cuidado que no se viva en absoluto, en cuyo caso se falla por defecto. No se conocerán a ustedes mismos, ni a la fuerza de sus relaciones, hasta que ambas cosas hayan sido probadas ante la adversidad. La vida es difícil, complicada, y transcurre más allá del control de cada uno. La humildad de reconocerlo les facilitará sobrevivir sus problemas”.

“Por otro lado, el poder de la imaginación tiene valor en un sentido muy amplio. La imaginación no es sólo la excepcional capacidad humana de prever aquello que no es, y con ello la fuente de toda invención e innovación. También permite empatizar con los demás, aunque no hayamos vivido sus experiencias. A diferencia del resto de las criaturas del mundo, los seres humanos pueden aprender y comprender sin haber tenido la experiencia directa con las cosas. Pueden proyectarse en las mentes de otros e imaginar que están en su lugar. Unos usarán esta habilidad para manipular o controlar, otros para comprender o simpatizar. Y otros prefieren no ejercitar esta habilidad en absoluto”.


Notas relacionadas

Sep 11, 2018
Lectura 6 min

Sep 3, 2018
Lectura 2 min

Sep 3, 2018
Lectura 3 min

doPlay

Ago 29, 2018

Literatura

Las heridas ocultas

Hidalgo Neira


Ago 29, 2018

Comentarios