Reporte Indigo

¿Demasiado bueno para ser verdad?


La distancia que recorrería Hyperloop, de San Francisco a Los Ángeles, sería de 550 kilómetros. Y el tiempo estimado que haría son 30 minutos


Hyperloop alcanzaría los 1,220 kilómetros por hora. La barrera del sonido está a 1,234 kilómetros por hora

http://www.youtube.com/watch?v=JScDvFPoqng

Después de que fue presentado al mundo “Hyperloop”, un transporte terrestre cuya velocidad es incomparable –puede circular casi a la velocidad del sonido propulsado por la energía solar–, la atención se volcó sobre Elon Musk, su creador, y la posibilidad de que esta cápsula supersónica revolucione las vías de transporte. Incluso algunos medios internacionales alegaron que había llegado –antes de tiempo– la era del tren del futuro.

Con capacidad para 28 personas y con las condiciones ambientales necesarias en el interior del tubo que lo llevaría, esta especie de tren podría desplazarse ¡a 1,220 kilómetros por hora! 

Para visualizar esto, la barrera del sonido está a 1,234 kilómetros por hora.

Suena como tener el futuro a un boceto, varios millones y una construcción de distancia.

Pero, ¿qué tan cerca estamos de desarrollar el proyecto para que  Hyperloop se vuelva realidad?

Musk, quien es una de las mentes más innovadoras en la actualidad y uno de los hombres más visionarios de la tecnología moderna, también está detrás de la compañía espacial SpaceX y de Tesla Motors, empresa de coches eléctricos de alta gama, por lo que para algunos, su falta de tiempo representa un problema fundamental para que se construya.

Lo que va ligado con el siguiente problema: sin él, es casi imposible traerlo a la vida.

De acuerdo a Business Insider, “los maníacos y fieles de Tesla están presionándolo (a Musk) para liberar un diseño con el que se ellos puedan continuar y mejorar la propuesta”, pero, “ellos no son Elon Musk, ellos no vendieron su primer juego de computadora a los 12 años”.

Innovación con obstáculos 

Si cobra vida esta iniciativa revolucionaria, es altamente probable que Elon Musk esté involucrado en algo más allá que simplemente haber desarrollado el boceto completo de Hyperloop, el cual le tomó nueve meses (aunque el concepto lo tenía desde hace dos años). Pero, su participación está en duda, pues el creativo se encuentra de lleno en los planes y proyectos de SpaceX y de Tesla Motors.

“No tengo planes de ejecutarlo, porque debo permanecer enfocado en SpaceX y Tesla”, lo cita Business Insider.

Aún así,  según Forbes, todo parece indicar que Elon va a construir un prototipo de Hyperloop para demostración, “creo que ayudaría que yo construyera un artículo de demostración. De hecho creo que probablemente lo haré (…) he estado pensando en eso”, dijo el también economista y emprendedor sudafricano.

Y es que, contrario a lo que podría pensarse, Hyperloop no es la prioridad de Musk, “(…) puedo hacer la versión a subescala y cuando ya esté operando, pasarla a otra persona (…) arreglar los detalles de un prototipo a subescala no es cosa fácil. Creo que probablemente termine haciendo eso. Simplemente no va a ser inmediato, a corto plazo”, dado lo demandante que es su trabajo.

Además, Elon tendría que desembolsar parte de su fortuna en Hyperloop.

Como él mismo ha dicho: “Siempre invierto mi propio dinero en las compañías que he creado, no creo en la idea completa si solo se usa el dinero de alguien más. No creo que eso esté correcto”.

A lo que agregó: “No le voy a pedir a otras personas que inviertan en algo si no estoy preparado para hacerlo yo mismo”.

Pero las ganancias que obtendría, no son su principal fuente de inspiración, “realmente no me importa mucho si de una u otra manera tendré beneficio económico o de otro tipo, pero sí estaría cool ver una forma alternativa de transporte”.

Para poder construir las dos líneas del tubo que albergarían al Hyperloop –un sentido de ida y otro de vuelta– se necesitarían 6 mil millones de dólares.

Aunque es una suma considerablemente fuerte de dinero, esto no sería un problema grave, ya que para construir una línea de tren de alta velocidad que sirva para unir las ciudades principales de California –un proyecto que se planea comenzar este año y que quedaría terminado en el 2029–, se requieren 70 mil millones de dólares, aproximadamente.

Cantidad que fue determinante para desarrollar Hyperloop,  que es casi 10 veces más viable económicamente hablando, pues Musk cree que la inversión para ese tren rápido no será de 70, sino de 100 mil millones de dólares. “Y eso no parece ser inteligente para un estado que se enfrentó a la bancarrota hace no mucho”, añadió.

De hecho, la distancia y trayecto entre San Francisco y Los Ángeles, California, fueron leitmotiv para realizar los bocetos de Hyperloop.

Y de llevarse a la práctica, este proyecto sí sería viable en términos de inversión requerida, pero eso no excluye otros obstáculos que tendría que enfrentar esta propuesta.

Un sueño que tardaría siglos

Hace 40 años R. M. Salter, un científico, tuvo la idea de construir su propia versión de Hyperloop, a la que llamó Very High Speed Transit System (VHST).

Pero la idea de un transporte de larga distancia y alta velocidad, así como la viabilidad de su construcción, nunca ha sido un problema. Ni siquiera en 1972, cuando Salter dio a conocer su idea que involucraba carros que levitaban en tubos a presión, debajo de la tierra.

El verdadero problema –y obstáculo– es político.

Aunque Musk dice que la infraestructura no requeriría de mucho terreno, edificar los inmensos pilares afectarían el tráfico de varios estados.

Salter expresó en su momento que “la historia ha demostrado que la planeación de proyectos como túneles debajo del Canal de la Mancha, propuestos por Napoleón, puede tardar siglos debido a la presión política”.

Una esperanza veloz

Si no se lleva a cabo el proyecto de Hyperloop, la propuesta abre el camino para que se construya un sistema de transporte de alta velocidad similar.

“El Hyperloop (o algo similar) es la solución para el caso específico de dos ciudades entre las que hay mucho tráfico y que se encuentran a menos de 1,500 kilómetros una de la otra”, explicó Musk.

Tomando en cuenta que sería una medida más rápida y más barata.

Imagina que para transportarte de una ciudad a otra, solo tendrías que esperar 30 segundos que se tardaría en salir una cápsula, luego de que ya se haya lanzado la anterior.

Además, sería más segura que los medios de transporte actuales, si hay un terremoto –común en California–, el tubo por el que viajaría Hyperloop sería flexible para soportar los movimientos sísmicos. La cápsula seguiría alineada mientras el temblor esté en curso.

Por si fuera poco, sería una medida sustentable, dado que obtendría su energía de placas solares que serían instaladas a lo largo de los tubos sostenidos por los pilares.

El ‘conductor’ de Hyperloop

Elon Musk es una de las mentes más innovadores de la actualidad. 

El economista y emprendedor sudafricano tiene 42 años y es cofundador de PayPal, SpaceX y Tesla Motors. Vive en Bel Air, en Los Ángeles y su fortuna, según dijo Bloomberg a principios de este mes, los 7.7 mil millones de dólares. Su salario anual es de 78 millones 500 mil dólares.

Creó el Tesla Roadster, el primer carro eléctrico viable para producirse en la modernidad. También creó F9/Dragon, una alternativa para sustituir al Transbordador Espacial.

A los 10 años ya sabía programar por computadora ya los 12, vendió su primera creación: un juego espacial para computadora llamado “Blastar”. Las ganancias que obtuvo con lo que programaba, las gastó en cómics y computadoras.

Además, es presidente de la Musk Foundation, que apoya los esfuerzos para la salud pediátrica, la energía limpia y la educación científica.

Como dato curioso, Tony Stark, de “Iron man”, está inspirado en Elon Musk.

Hyperloop a detalle

Hyperloop es una especie de cápsula en forma de tubo, con capacidad para 28 personas, que recorrería la distancia entre San Francisco y Los Ángeles, que son 550 kilómetros,  en un tiempo récord: 30 minutos.

Aunque solamente se presentaron los bocetos de este sistema que es más rápido que el Concorde y que cualquier tren bala que existe, es una opción viable en la actualidad.

El pasaje costaría 20 dólares, un precio muy por debajo de cualquier servicio de transporte público en Estados Unidos. 

Los tubos –con sentido de ida y vuelta– en los que se desplazaría Hyperloop estarían elevados, tal como los pilares de una montaña rusa y los vagones (cápsulas) estarían a baja presión, para que se muevan suspendidos en el aire. 

Exit mobile version