De Doja Cat a Harry Styles, así fueron los mejores outfits de los Grammy

Hubo coronas doradas (Matt B), mucho brillo (Alligator Jesus) y tatuajes épicos (Alisha Gaddis) y además de todo color posible

De Doja Cat a Harry Styles, así fueron los mejores outfits de los Grammy

Lizzo llega a la 65a entrega anual del Grammy el domingo 5 de febrero de 2023, en Los Angeles. (Foto Jordan Strauss/Invision/AP)

Comparte esta nota

Lizzo lució un abrigo naranja brillante de Dolce & Gabbana con una enorme capucha adornada con flores en la alocada alfombra roja de los Grammy de este domingo. Ropa callejera, camisetas y mezclilla se mezclaron con alta costura y escotes arriesgados.

La cantante caminó alegremente con el abrigo que la dejaba ver poco hacia los lados, cuando lo dejó caer para revelar un corsé de un naranja menos brillante.

“Lizzo es una fantasía de jardín floral con su traje con volantes naranja 3D y su corsé a juego”, dijo Holly Katz, estilista y anfitriona del podcast Fashion Crimes. “Queremos escucharla fuerte”.

Taylor Swift, con un estilo que remitía a su etapa “Midnights”, llevó un conjunto de falda y top con cuello de tortuga y mangas largas de color azul rey adornados con brillantes. Los combinó con grandes aretes de diamantes y el cabello recogido.

El amante de la moda Harry Styles desfiló por la alfombra con un traje de cuerpo completo con rombos de colores adornado con cristales Swarovski. Su estilo multicolor de la marca parisina Egonlab dejaba al descubierto gran parte de su pecho y fue aplaudido.

El maratón de la alfombra roja comenzó con algunos modelos notables. Doja Cat, una de las estrellas que suele arriesgarse en la moda, llegó con un impresionante vestido de látex negro con guantes a juego de Atelier Versace.

Otra que brilló de negro fue la brasileña Anitta, nominada a mejor nuevo artista. Su vestido con escote corazón y corsé contrastaba con su cabello en tono rojizo.
Bebe Rexha iba estilizada con un llamativo vestido rosa con escote halter que demuestra que la onda Barbie sigue fuerte. El vestido de Moschino estaba firmado por Jeremy Scott.

Hubo coronas doradas (Matt B), mucho brillo (Alligator Jesus) y tatuajes épicos (Alisha Gaddis). Y además de todo color posible.

Muchos de los caballeros lucieron ropa cómoda, como el conjunto de shorts de mezclilla de Benny Blanco.

“Nadie deja de comentar sobre Doja Cat con 30 mil cristales Swarovski en la Semana de la Moda de París. Pero definitivamente no decepcionó en los Grammy al proyectar totalmente la figura de reina de la oscuridad”, dijo Katz. “Su corte de cabello al estilo de Mia Farrow en los años 60 era la combinación perfecta para este estilo”.

Viola Davis, quien se convirtió en una artista EGOT a sumar el Grammy que le faltaba a su repisa con premios Oscar, Emmy y Tony, lució un vestido rojo, plata y azul de Naeem Kahn combinado con lentejuelas.

Salir de la versión móvil