La temporada de Premios Nobel de este año inició ayer con el anuncio del de Fisiología a Svante Pääbo y concluirá el próximo 10 de octubre con el de Economía, el único que no fue creado por Alfred Nobel, pero ¿cuántas científicas laureadas habrá este año?

Desde la creación de estos premios, de 1901 a 2021, sólo 58 mujeres en total han sido galardonadas, mientras que más de 900 hombres lo han ganado, ¿hace falta igualdad de género?

¿Es necesario que haya más mujeres laureadas con el Premio Nobel? Lu Ciccia, doctora en Estudios de Género por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y licenciada en Biotecnología por la Universidad Nacional de Quilmes (Unqui), comparte su postura.

“Incorporar a las mujeres al Premio Nobel es necesario, pero no suficiente. Es necesario para visibilizar que hay personas que por el género que encarnan no tienen la posibilidad de poder dedicarse a la producción de conocimiento y esto vale para cis mujeres heterosexuales como para las personas que somos parte de la comunidad LGBT”, asegura la doctora.

No es suficiente, dice, porque lo que importa no sólo es quién hace ciencia, sino cómo, qué valores encarna, si la hace desde una mirada cis masculina, que no necesariamente es del cis varón, sino que cree en que hay una ciencia objetiva, neutral y universal.

“Si hay cis mujeres heterosexuales, si hay personas de la comunidad LGBT que creen en esa ciencia están encarnando valores masculinos y eso explica también los obstáculos estructurales que dan cuenta del bajo número, de la baja representación de las cis mujeres y de la comunidad LGBT.

“Para que ese número cambie realmente hay que empezar a incorporar, que es necesario pero nunca va a ser suficiente sino reconceptualizamos los valores simbólicos, porque esa reconceptualización es lo que va a habilitar mayor incorporación de las subjetividades que somos marginadas y, además, otro tipo de ciencia que no abone a los intereses de la cis masculinidad blanca heterosexual”, explica la también escritora.

Te puede interesar: Svante Pääbo abre una ventana al pasado y gana Nobel de Medicina 2022