Después de meses de litigio en una corte de Las Vegas, Nevada, el artista David Copperfield no tendrá que pagar al demandante británico Gavin Cox por las lesiones que sufrió supuestamente por asistir y participar en la ilusión llamada “Lucky 13” en 2013 en el hotel MGM de la Ciudad del Pecado.

El demandante inglés dijo haber sufrido una caída mientras fue partícipe de este truco de magia y que a raíz de este incidente médicos le diagnosticaron lesiones cerebrales y pagó más de 400 mil dólares en gastos.

La corte encontró a Copperfield negligente en el caso pero no responsable financieramente de cubrir las cuentas médicas del hombre de 58 años de edad.

El mes pasado el ilusionista tuvo que revelar en el juicio la naturaleza de cómo se realiza este truco por el que es famoso, en donde 13 personas de la audiencia suben al escenario, desaparecen y vuelven a aparecer en un extremo al interior del teatro.

Los participantes son evacuados de manera rápida por distintos puntos del hotel MGM, por lo que tienen que correr prácticamente a oscuras para luego volver por la entrada del auditorio y así crear la ilusión, al hacer este recorrido Cox alega que fue donde cayó debido a que había escombros de construcción, pero el mismo Copperfield hizo el recorrido minutos antes y dijo que todo estaba en orden.