La ficción que se basa en la realidad ahora se encarga de arremeter sin piedad contra aquellos políticos que en algún momento tuvieron el poder, se creían intocables y pensaban que su impunidad sería eterna.

En el caso de “El mecanismo”, serie política dramatizada busca la empatía del público que se sintió engañado con sus gobernantes brasileños y muestra el gran fraude millonario que cometieron a espaldas del pueblo.


José Padilha, cineasta que dirigió “Tropa de élite” (2007) y produjo el serial “Narcos”, creó este drama que llega a Netflix y está causando furor con su primera temporada, y aunque no se utilizan los nombres de Lula da Silva y Dilma Rousseff, son claras sus referencias físicas en los actores que los interpretan

La serie, cuya primera entrega es de 8 episodios, llega en un momento decisivo para la política brasileña, justo cuando el Supremo Tribunal Federal de ese país rechazó el recurso de Lula da Silva contra su ingreso en prisión, por lo que el exmandatario está cerca de pisar la cárcel bajo una condena de 12 años debido a las corruptelas de su administración.

Lula da Silva anunció que denunciará a los responsables de la serie, ya que acusa de estar manipulando a los espectadores, al igual que Dilma Rousseff, quien dijo que se está haciendo proselitismo político en un proceso clave con ataques a la reputación de ambos.

“El mecanismo” desdobla los entresijos de empresas, personajes políticos y prestanombres que permanecen ocultos debajo de un lugar común: una gasolinera en la que realizan todos los ilícitos.

Pero, ¿quién logra dar con este caso turbio lleno de nombres e industrias implicadas en distintos niveles?

En 2003 el policía Marco Ruffo (Selton Mello) después de pasar noches en vela pegando cientos de papeles triturados de la basura que deja Roberto Ibrahim en el establecimiento de gasolina, apunta a que hay indicios de un sistema que mueve miles de millones de reales que protege a terceros en el lavado de dinero, pero para que eso pudiera salir a la luz tuvieron que pasar 10 años.


“El mecanismo del que habla la serie es en realidad algo enorme que no comenzó ayer, mostramos de manera dramática, a través de los personajes, como todo el sistema ha existido por décadas y décadas y décadas , mi personaje está afectado por este mecanismo, lucha contra él y es una lucha difícil”

Selton Mello

Actor

Concibiendo la serie

Padilha supo leer a tiempo lo que estaba por venir una vez destapada la operación Lava Jato en 2014, sabía que no podía quedarse callado, las noticias y columnas de opinión en los diarios brasileños fueron lo que le dio el nombre de “El mecanismo”: una entidad sistemática alimentada por la codicia, la sed de poder y un concepto global que rompe cualquier frontera donde se ejerce la corrupción.

Junto a Elena Soarez concibió la idea de la serie y con sus colegas Felipe Prado y Marcos Prado dirigieron los ocho episodios de la primera temporada, además de que invitaron a Daniel Rezende – editor de “Ciudad de Dios” (2002), “El árbol de la vida” (2011), entre otras películas– a realizar los últimos dos capítulos.


Aunque la serie no utiliza nombres reales, hace referencias a políticos, empresarios y firmas relacionadas al polémico caso

El proyecto se basó en el libro “Autolavado – El juez Sergio Moro y los bastidores de la operación que sacudió a Brasil”.

Detrás de la ficción

Para hacer “El mecanismo”, José Padilha recurrió a dramatizar parte de la realidad utilizando personajes ficticios pero también equiparando otros a personas de la vida real de la política brasileña.

Marco Ruffo

Hastiado de la corrupción, este policía federal se empeña en investigar a fondo a Roberto Ibrahim, viejo compañero de escuela que se fue por el camino del lavado de dinero y que compra a cualquier persona que lo pueda implicar. Ruffo es removido del caso, su colega Verena Cardoni sigue investigando a Ibrahim.

Verena Cardoni – Erika Marena

Sigue el camino trazado por Ruffo, además de que logra tejer la red de los allegados de Ibrahim, empresas del calibre de Petrobrasil (Petrobras en la realidad), los constructores Miller&Brecht (Odebrecht) entre otros, de los cuales lava dinero y hace generosos regalos que fiscaliza de maneras fuera de lo legal.

Roberto Ibrahim – Alberto Youssef

Lleva años del lado de la corrupción, se escabulle de las manos de la justicia con sus abogados que también compran al sistema, además de que a todas luces él es culpable pero nadie está dispuesto a juzgarlo, pero Ruffo descubre sus operaciones las cuales ascienden hasta el poder presidencial de Brasil.

João Higino – Lula da Silva

Expresidente que dejó sentadas las bases de un gobierno que apelaba a la democracia y el porvenir del pueblo brasileño, pero que en realidad también estaba implicado en los turbios manejos de las empresas gubernamentales.

Janete Ruscov – Dilma Rousseff

La actual presidenta de Brasil en 2013, quien heredó el gobierno populista de Higino, el que ha sido un favorito entre el electorado y es el rostro de cómo el país sudamericano es plural en sus políticas de cambio social, económico y ecológico.