Este fin de semana se llevó a cabo el Corona Capital 2021, el cual significó el regreso a los conciertos masivos en la Ciudad de México; a pesar de que era un evento muy esperado por los asistentes, éste logró decepcionar a muchas de las personas que formaron parte de esta edición.

Lo anterior fue porque, desde días antes, agrupaciones que eran los headliners del cartel comenzaron a cancelar, primero fueron St. Vincent y Chk chk chk, ya que, en ambas bandas, integrantes de la alineación dieron positivo a COVID.

Conoce más: The Kooks: vocalista comparte la fotografía de su hijo recién nacido, luego de cancelar al Corona Capital

Posteriormente fue The Kooks, quien un día antes de subir a los escenarios canceló debido a que Luke Pritchard estaba a punto de convertirse en papá, luego de que el nacimiento de su hijo Julián se adelantara un mes y su esposa tuviera que ser sometida a una cirugía de urgencia.

Finalmente, Disclosure canceló muy poco tiempo antes de tocar, ya que Guy Lawrence había sufrido una fuerte infección en el estómago, quien a pesar de visitar a varios médicos no mejoró.

¿Por qué denunciarán?

A pesar de que el festival permitió a los asistentes del sábado acudir el domingo, para compensar todas las cancelaciones del primer día del Corona Capital, éstos no quedaron conformes y planean denunciar con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) al evento, por no cumplir con lo que prometía.

Fue así, que, a través de redes sociales, los asistentes se comenzaron a organizar, ya que se sentían estafados por todas las bandas que no acudieron al festival, de esta forma, un usuario publicó que haría su denuncia y a él se le fueron sumando más.

Uno de ellos incluso lo apoyó indicándole bajo qué artículo de la Ley Federal de Protección del Consumidor se podía amparar, ya que es el 92 BIS, el que indica que los consumidores tendrán derecho a la bonificación o compensación cuando la prestación de un servicio sea deficiente.

Mientras que el 93 TER señala que ésta no podrá ser menor al 20 por ciento del precio pagado, ya que esto será la compensación por los daños y perjuicios.

Otro de los motivos por lo que uno de los asistentes se mostró molesto y busca proceder legalmente, es porque indicó que el festival quiere cobrar 20 pesos por el retiro de su dinero del Cashless, por lo que sugirió iniciar una acción colectiva ante la Profeco.