Imagina sin límites, lo que sea que venga a tu mente, un aguacate conquistando el mundo mientras come tacos de carnitas, en un estilo hiperrealista de pintura, por ejemplo, ¿lo visualizas? Si tal vez no crees que esto sea posible de realizar, aquí tenemos la prueba de que es más que real. OpenAI, compañía de Inteligencia Artificial (IA) fundada en 2015 que se dedica a desarrollar tecnología en computadoras que puedan “pensar” por sí mismas, reveló en 2021 que trabajaba DALL-E, un programa que es capaz de crear imágenes digitales a partir de descripciones textuales.

Desde abril de este año, OpenAI anunció la siguiente fase, DALL-E 2, que sigue en fase de pruebas, por lo que sólo tiene acceso para usuarios que lo solicitan, con una espera aproximada de dos meses; Reporte Índigo entró al programa en su versión beta y aquí exponemos una guía sencilla de cómo entender este algoritmo que podría cambiar el mundo del arte a futuro.

Todas las imágenes que aparecen en esta publicación fueron hechas por DALL-E y por comandos marcados por Reporte Índigo.

Paso 1: Unirse a la lista de espera

En el sitio de OpenAI hay que llenar un formulario con datos básicos personales y redes sociales (estas son opcionales). Aquí se pregunta si se es desarrollador, artista profesional, investigador académico, periodista o creador en línea; el enviar la solicitud no garantiza la entrada al programa beta, y ser aceptado podría tardar hasta tres meses y no tiene costo.

Paso 2: Conoce las tres reglas

Eventualmente, se recibirá un correo en el que se pide entrar a una charla introductoria de DALL-E, ahí se resolverán todas las dudas de cómo opera la IA; durante este seminario se enviará otro formulario que se deberá llenar al término del mismo; el acceso es casi instantáneo

Pero hay tres reglas determinantes para usar el programa:

1.- Las obras que se crean tienen que ser aptas para todo público, sin incitar al odio o al uso de armas o que tengan miras políticas. Tampoco se puede fomentar el uso de drogas, los desnudos, o las imágenes que atenten contra la salud, entre otras cosas.

2.- Las imágenes que se generen no pueden ser vendidas como NFTs, pero sí se permite su completa comercialización, impresión o exhibición, siempre y cuando se especifique que provienen de DALL-E.

3.- Todo el contenido hecho por la IA tiene que ser usado sin perjudicar a terceros, por ejemplo, no se pueden ocupar personajes públicos ni tampoco generar imágenes para otros individuos, ya que el uso es meramente experimental y personal.

Paso 3 Crea sin límites

Fuera de las restricciones anteriores, ¡no hay límites! Entre más específica sea la descripción, como el estilo que se desea de la imagen, el algoritmo podrá arrojar, primero, seis versiones, después se pueden pedir variaciones de cada una para seguir experimentando hasta el infinito.

Portada de Cosmopolitan hecha en DALL-E

La portada del 21 de junio de la revista de moda fue realizada enteramente con esta IA. Karen X. Cheng estuvo horas dictando comandos al programa, hasta que el resultado llegó eventualmente, mismo que se narra al interior de la publicación.

DALL·E mini: La versión apócrifa

¿No puedes esperar a que te admitan en DALL-E? puedes probar ahora mismo DALL·E mini, otra IA que no está asociada a OpenAI, pero fue desarrollada en el mismo periodo de tiempo por Boris Dayma. Tampoco tiene costo, pero sus capacidades son más limitadas.

En conexión

Sitio web: openai.com

Twitter: OpenAI

Instagram: openaidalle

También puedes leer: Se puede detectar ataque al corazón con grabación de voz a través de inteligencia artificial