“Pegarle al gordo”, ganarse una casa o tener un auto de último modelo son los sueños con los que miles de mexicanos viven su día a día, pero en muchísimas ocasiones, sólo se quedan en una aspiración sin lograr el éxito deseado.

Sin embargo, la vida de los Salcido da un giro de 180 grados cuando el boleto ganador de Leonor, la mujer de la familia se lleva el premio mayor en la rifa de una casa residencial en un exclusivo fraccionamiento de Jalisco.

Al llegar a su nuevo hogar, la colonia los recibe de mala gana porque demuestran su origen popular; además, de que en esas mansiones sólo vive gente blanca que se cree intocable en una burbuja social inalcanzable para los Salcido.

Bajo esta premisa, se estrena en Netflix Guerra de vecinos, serie en la que participan Vanessa Bauche como Leonor Salcido y Ana Layevska, quien interpreta a Silvia, ambas matronas empoderadas que se llevan del pique desde el primer minuto de la serie.

Aunque Guerra de vecinos es una farsa, parte de su elenco se divide al opinar si en esta producción de humor se puede visibilizar el clasismo que  existe en todas las latitudes y ciudades de México.

“Yo creo que justamente Guerra de vecinos es un poco eso, cómo a partir de la comedia, la farsa y un poco la sátira –hasta cierto punto– hablamos de temas que nos afectan, que son muy importantes para la sociedad en la que vivimos hoy, cómo es sobre todo el colorismo, el racismo y el clasismo”, dice Elvia “ElyFer” Fernanda Torres, que encarna a Tere, hija de Leonor.

Por su parte Marco León, que tiene el rol de Diego y es hijo de Silvia, también se suma a lo que menciona Torres y aplaude que estas narrativas existan para sumar desde el terreno de la comedia.

También puedes leer: Ya no estoy aquí, un retrato de la violencia en Monterrey

“Yo creo que el objetivo es concientizar, en este caso desde la risa y la comedia, pero sí concientizar sobre las problemáticas que vivimos día a día en nuestro país –como dice “ElyFer”- también en Latinoamérica. En general, sí podría decir que es una crítica social contada a partir de la comedia y de la risa”, describe el histrión.

Por su parte, los actores Mark Tacher, quien toma el papel de Ernesto, esposo de Silvia, y Pascacio López, que encarna a Genaro, el cónyuge de Leonor, creen que esta serie sólo busca entretener, sin causar una influencia en los ciudadanos.


“Yo no creo que en esta serie estemos mostrando absolutamente nada de clasismo, ni de racismo, ni nada, lo que estamos mostrando es comedia y es una situación que nos puede suceder a cualquiera de nosotros, estoy completamente seguro que nos vamos a reflejar, no con uno de los personajes, ni con una de las familias, sino con cada uno de ellos”

Mark Tacher

actor

También puedes leer:El arte, ante el rechazo y el clasismo

Durante esta crisis sanitaria es necesario tener un aliciente como la comedia en la comodidad del hogar, por ello Pascacio López cree que Guerra de vecinos llega en un momento que puede distraer a las personas de sus preocupaciones.

“Como decía Mark, es una serie para divertirse, para no verlo con otros ojos más que entretenerse, salirse del agobio de esta pandemia, del confinamiento, de tantos problemas que ha traído esto a mucha gente, en nuestro país y en el mundo. Sí lo vemos con esos ojos de dos familias que están retratando a una sociedad mexicana, con sus características correspondientes, es para que se la pasen a gusto”, afirma López.

Guerra de vecinos es creada por Carolina Rivera y Fernando Sariñana, de momento cuenta con ocho episodios con duración de 30 minutos cada uno y ya se encuentra disponible en Netflix.

La inclusión llegó para quedarse

En Guerra de vecinos, como su nombre lo dice, la disputa entre las dos familias es constante, con un toque humorístico, pero lo que resalta es que Silvia y Ernesto, junto con sus hijos son blancos; mientras que los Salcido tienen tez morena. Los cuatro actores creen que con esta producción se manifiesta una clara equidad racial, la cual es un estándar en México y otras partes del mundo.

“La inclusión es una tendencia que ya está instalada en absolutamente todos los medios audiovisuales y laborales del mundo y debe ser, además, porque el enriquecimiento que uno puede obtener gracias a ese tipo de cosas, es invaluable”, asegura Tacher.

López, que es un hombre sumiso a cuadro y en ocasiones despistado, también siente esta inclusión como un alivio porque así la sociedad mexicana se sentirá más identificada con los Salcido, situación que, tal vez, antes no sucedía en la pantalla chica nacional.

También puedes leer: Barrio lento, narrativa entre raperos y violencia

“Es para que el espectador también se sienta identificado con su propia cultura, con sus orígenes, y eso ayuda mucho. En cuanto más estemos incluidos en los proyectos de diferentes rasgos físicos, o diferente origen o lo que sea, mientras tenga el público esa variedad, más fácil se va a reconocer y va a encontrar identidad, respeto por una igualdad en su vida real”, platica el actor que interpreta a Genaro.

Reflexionar desde el humor con Guerra de vecinos

Con la comedia se disfrazan los problemas que realmente nos preocupan, por ello, ElyFer Torres, cree que, desde el terreno de la ficción, Guerra de vecinos sentará bien al público, y le invitará a cuestionar, más a profundidad, su realidad.

“Creo que es una serie ligera, pero habrá mucha gente que lo verá a partir de la reflexión y como ‘¡wow! ¿por qué me estoy riendo de la desigualdad?’; habrá otras personas que lo vean desde el goce, desde ‘lo bien que me lo estoy pasando’, creo que Guerra de vecinos es eso”, abunda Torres.