¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

NoIniciativaSinConsulta

La comunidad artística pide consulta

Hidalgo Neira

La iniciativa de la diputada Sandra Simey Olvera Bautista de reformar el artículo 189 y derogar el 190 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, está causando polémica en redes sociales entre cineastas, actores y más creativos, ya que de avanzar el proyecto, sólo existiría un único estímulo fiscal cultural


Oct 31, 2018
Lectura 5 min
portada post

Ante una posible iniciativa para reformar la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR), promovida por la diputada de Morena Sandra Simey Olvera Bautista el 18 de octubre ante el Congreso de la Unión, la comunidad artística en México se mostró preocupada por cómo esto podría afectar a la producción nacional del arte en el país.

Y es que la funcionaria pública del estado de Hidalgo, que además es secretaria de la Comisión de Cultura y Cinematografía, misma que preside Sergio Mayer, sometió a consideración ante el pleno de la Cámara de Diputados el reformar el artículo 189 y derogar el 190 de la LISR, estímulos que corresponden al EFICINE y EFIARTES, respectivamente.

La intención, de avanzar la iniciativa, es que exista un sólo financiamiento cultural en el que se concentren 800 millones de pesos para ser aplicables en un sólo ejercicio fiscal, ya que actualmente EFICINE cuenta con 650 millones y EFIARTES con 150 millones de pesos.

“Cabe hacer mención que, el objetivo principal de la presente iniciativa es incentivar a la inversión en las diversas áreas de la cultura a través del sector privado, siguiendo el modelo exitoso que, desde el año 2006 impulsó al crecimiento que hoy tiene la industria cinematográfica, crecimiento que es necesario para el teatro, la literatura, la música y demás expresiones culturales de nuestro país”

- Sandra Olvera Bautista

Secretaria de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados

La propuesta de la legisladora morenista no fue tomada a bien por el sector artístico, quien ya se pronunció en redes sociales y claramente hace un llamado para que haya un diálogo antes de que estos incentivos sean reformados.

“La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) manifiesta su preocupación por la iniciativa propuesta por la diputada Sandra Simey Olvera Bautista, y urge a su reconsideración por ser una iniciativa diseñada sin consulta previa y que impactará directamente a la industria fílmica nacional”, dio a conocer esta postura la AMACC en sus redes sociales.

El mensaje fue compartido a su vez por artistas como Alfonso Cuarón, Bruno Bichir y Lucía Carreras, entre otros. Además, voces como la de los cineastas Everardo González, Natalia Beristáin y Rigoberto Castañeda se han expresado en contra por considerar que esta iniciativa está hecha “al vapor”.

De aprobarse lo propuesto por Olvera Bautista, “el monto total del estímulo a distribuir entre los aspirantes del beneficio, no excederá de 800 millones de pesos por cada ejercicio fiscal para los proyectos de inversión en la producción nacional cinematográfica, teatral, musical, de artes visuales y plásticas y obras literarias ni de 50 millones de pesos por cada ejercicio fiscal para los proyectos de inversión en la distribución y exhibición”, se puede leer en su proyecto.

Además de que “ninguna expresión cultural podrá ejercer proyectos por más del 30 por ciento del estímulo en cada ejercicio fiscal” y “en el caso de los proyectos de inversión en la producción nacional cinematográfica, teatral, musical, de artes visuales y plásticas y obras literarias, el monto del estímulo no excederá de 20 millones de pesos por cada contribuyente”.

¿Cómo funcionan los estímulos?

De acuerdo con la información presentada en el portal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el apartado de estímulos fiscales, quienes deseen aplicar al EFICINE lo podrán hacer en la modalidad de producción o distribución, sólo para una de las dos.

El estímulo de producción puede revocarse de no exhibirse los largometrajes beneficiados en un periodo de dos años en salas comerciales, además de presentar informes a detalle de cómo se opera con el estímulo, lo mismo aplica para el incentivo de distribución, pero sólo teniendo un año de gracia para poder llegar a cines.

En el caso de EFIARTES, un contribuyente aportante puede solicitar al mismo tiempo incentivos como EFIARTES VISUALES, EFIDANZA, EFIMÚSICA Y EFITEATRO, siempre y cuando la aportación en conjunto a las artes que desee apoyar no rebase el 10 por ciento de su impuesto sobre la renta (ISR).

De aprobarse la propuesta de Olvera, el monto total del estímulo a distribuirse, no excederá de 800 millones de pesos

Además, los estímulos fiscales no pueden ser transmitidos a segundos. La empresa responsable del proyecto de inversión autorizada es la única obligada a cumplir lo establecido para llevar a cabo el manejo del incentivo en el proyecto.

También el incentivo fiscal podría ser revocado si la producción no presenta el número total de funciones a las que se haya comprometido, dentro del plazo máximo de tres años, además de que una vez concluido el proyecto de inversión autorizado con EFIARTES se requerirá de un informe contable, a más tardar, dentro de los 60 días hábiles siguientes a la última fecha del número total de funciones a las que se haya comprometido en el proyecto de inversión.

Te puede interesar

Los próximos retos culturales por Hidalgo Neira

Reporte Índigo publicó el viernes 26 de octubre los retos culturales a los que se enfrentará la Secretaría de Cultura al mando de Alejandra Frausto, de acuerdo con la opinión de intelectuales, existe mucho trabajo por hacer dentro de este sector que ha sido descuidado por los gobiernos.

Comentarios