El dolor físico es más que un síntoma que todos padecemos. Hoy es considerado un problema de salud pública en el mundo, siendo el dolor lumbar la primera causa de consulta general a nivel mundial.

En México, 25 millones de ciudadanos padecen de algún tipo de dolor, dice en entrevista para Reporte Indigo la doctora Sara Bistre, ex presidenta de la Asociación Mexicana Para el Estudio y Tratamiento del Dolor A.C. (AMETD).

También es una de las principales causas de incapacidad laboral en el país, lo que equivale a una pérdida de dos mil millones de pesos al año, dice.

Cuando se trata de aliviar el dolor, comúnmente hacemos las veces de expertos en salud, automedicándonos con fármacos que nuestro cuerpo no necesita.

Por ejemplo, “de los analgésicos antiinflamatorios comunes (…), menciona la especialista, “está prohibido combinar dos o tres (…); no se puede tomar un naproxeno, junto con un ketorolaco y un ibuprofeno (…), y las personas lo hacen”, enfatiza.

Y el cuerpo cobra factura. A decir de Bistre, una de las consecuencias de la automedicación es que a las personas no les da más analgesia, sufren de insuficiencia renal y daños en el tubo digestivo.

De hecho, a nivel mundial las personas de la tercera edad llegan a morir por sangrado de tubo digestivo, secundario al abuso de analgésicos comunes.  

El problema también reside en un mal diagnóstico del origen del dolor y un tratamiento analgésico inadecuado.

El dolor más común es el de músculo esquelético, que es de origen somático, mismo que se alivia con analgésicos convencionales y opioides.

Los cólicos menstruales o renales, por ejemplo, corresponden a un dolor de tipo visceral, que responden favorablemente a los antiespasmódicos.

Es importante hacer la distinción el dolor agudo, que tiene una función biológica de protección (como traumatismos o dolores post operatorios), del dolor crónico (artritis, migrañas, dolor por cáncer), que hoy es considerado una enfermedad “y pasa más allá de los tres meses (de duración)”, dice.

Dolor en la mortalidad mexicana

En las primeras cuatro causas de muerte en México, las personas mueren con diferentes tipos de dolor, según apunta Bistre.

Con la diabetes, la primera causa de muerte en México, los pacientes experimentan el dolor neuropático (alteraciones del sistema nervioso), y a quienes padecen de la enfermedad en una etapa avanzada, se les hacen amputaciones, que les causa dolor de miembro fantasma, es decir, el que se experimenta en la parte faltante del cuerpo.

Luego, “el 80 por ciento de los ciudadanos mexicanos que mueren de cáncer tienen dolor (…), por el propio tumor (…), e inclusive por los tratamientos que se hacen en contra del dolor”, señala Bistre, como la quimioterapia y la  radiografía.

Lo mismo sucede con la tercera causa de muerte, las enfermedades cardiovasculares, y los accidentes, la cuarta causa de defunciones.

Récord Guinness contra el dolor

En el Día Mundial Contra el Dolor, definido como la tercera semana de octubre por la 

Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP), la farmacéutica Laboratorios Silanes impulsa la campaña educativa “Vive sin Dolor”, invitando a cientos de personas a participar en un Récord Guinness contra el dolor.

La dinámica consistirá en realizar un minuto de lagartijas continuas, “para promover que si las personas hacen ejercicio y llevan una vida sana, se podrán prevenir de los dolores, sobretodo del dolor lumbar”, apunta Bistre.

El evento se realizará el próximo 20 de octubre en el Bosque de Tlalpan, en la Ciudad de México.

Más información
(55) 52-81-56-59
Consultorio de Sara Bistre