Ver una película en salas es prácticamente imposible en este momento en las grandes ciudades de México, pero el escenario es muy distinto fuera de la capital, ya que el séptimo arte sigue llegando y con una causa noble como es la ecología y ahora la prevención en temas de salud gracias a Cine Móvil Toto.

Iniciando su recorrido por Quintana Roo, para después pasar por Yucatán, Campeche, Tabasco, Oaxaca y Veracruz, por tercer año consecutivo, Cine Móvil Toto continúa llevando cine mexicano a comunidades arraigadas y lejanas a las metrópolis, teniendo 18 funciones por estado que estarán presentes hasta el 3 de junio.

“Sí, nos afectó muchísimo la pandemia, pero sabemos que después de tantos meses de confinamiento, muchas personas ya estaban experimentando ansiedad y depresión, nosotros consideramos que la cultura y las artes son importantes aliadas para la salud mental y se pueden sentir mejor al ver una película al aire libre, sobre todo en comunidades donde no hay conexiones a servicios de streaming”, comenta Arturo Ledesma, director de alianzas en Cine Móvil Toto.

Además, Cine Móvil Toto es una iniciativa verde, ya que para poder proyectar las películas en una pantalla grande se utiliza el pedaleo de bicicletas estacionarias, las cuales almacenan esta energía en baterías recargables.

“Además la Secretaría de Salud nos dijo: ‘si van allá, nosotros queremos que de primera mano ustedes muestren contenido a la gente para hacer conciencia’; entonces, todo este material que tú ves en radio, televisión e impresos que hablan de coronavirus, ellos nos lo compartieron para que nosotros lo mostremos”, agrega Ledesma.

Las funciones de Cine Móvil Toto siempre han sido al aire libre y gratuitas, dinámica que permanece ahora, solamente que con una reducción de asistentes debido a la crisis sanitaria en curso; son 50 personas por función, cuando antes podían tener hasta 300 asistentes.

Función en democracia Cine Móvil Toto

Cuando el staff de Cine Móvil Toto llega a cualquiera de los lugares donde tendrán proyección, toman en cuenta la opinión del público, por ello es que a través de un “aplausómetro” miden qué cinta es la que genera un mayor gusto por verse en el lugar, y así se escoge la función de esa noche.

“No es un cine tradicional, es muy interactivo que hace un ambiente muy padre de comunidad, toda la gente está participando permanentemente y no sólo es la película, les ponemos cortos sobre temas sociales y de ecología con el fin de no sólo ser un cine itinerante”, dice el organizador.

Dependiendo de cómo se observe a los asistentes, si hay mayoría de niños, adultos mayores o si son familias, es como el equipo de este cine nómada selecciona tres películas tentativas para mostrar, las cuales pueden ser estrenos nacionales recientes.

“Estamos llevando en promedio 25 películas totalmente diferentes, en esta ocasión vamos a llevar algunos estrenos de 2020, nuestra cartelera es de 2015 a la fecha, y tenemos títulos como Cuando los hijos regresan, Los adioses, Complot mongol, Por mis bigotes (que les encanta a los niños), Cindy la regia, La cuarta compañía y Nómadas, entre muchas otras”, comparte.

También puedes leer: La incertidumbre más oscura del cine