El cine mexicano tiene un tema pendiente: incentivar la realización y promoción de contenido dirigido a las niñas y niños. De 1970 a 2019, en México sólo se contabilizan entre 10 y 15 títulos de cine infantil, mientras que en otros países la cantidad es mucho mayor.

Durante los últimos años, ha habido un esfuerzo por parte de las productoras para incentivarlo, sin embargo, para Michelle Raguth, fundadora y directora del Festival de Cine Infantil Churumbela, aún quedan muchas cosas por hacer y nuevos horizontes por explorar que la pandemia ha dejado a la luz.

“Hay muy poco cine infantil y familiar, yo creo que el papel de los festivales es muy importante porque estamos haciendo que esas generaciones de niños, en un futuro, pudieran crear y desarrollar cortometrajes y películas dirigidos a los niños; es muy importante que impulsemos esto porque hay muchas historias y géneros, hay buen cine mexicano, pero muy poco especializado”, relata Raguth.

De acuerdo con la directora del Festival Churumbela, sí se puede lograr un cambio y, en algún punto, se incrementará la producción de cine infantil en México. Instancias como PROCINE e IMCINE están haciendo acciones y generando convocatorias para que se lleven a cabo estos contenidos, con ello, poco a poco, la industria cinematográfica cambiará y generará mayores contenidos.

Para ello, Raguth invita a los realizadores de cine a que volteen a ver sus recuerdos de la infancia, pues ahí seguro encontrarán una historia perfecta para contar y compartir; hay muchos niños y niñas, así como papás, que están deseosos por ver cine para infantes, que aprovechen este tiempo que la pandemia ha brindado para que escriban guiones, porque el séptimo arte ayudará a poder sobrellevar mejor el confinamiento.

Respecto a los contenidos dirigidos a la infancia que han sido censurados, la también productora opina que al existir tanta apertura con lo que se ve, la sociedad puede querer quitar estos contenidos aunque sean clásicos.

“Ahora con toda la apertura de información de lo que podemos pensar y creer, obviamente hay censuras y está bien, pero creo que el cine infantil sí debe ser algo más puro, lindo y bondadoso que te inspire y que provoque hacer cosas positivas, si no, no serviría su función”, especifica.

Festival Churumbela de Cine Infantil 2021

En su cuarta edición, realizado el año pasado, tuvieron una grata experiencia al realizar el Festival de manera virtual, fue muy retador, sin embargo, eso les ayudó a ser más creativos y lograr buenos resultados. Pudieron llevar a cabo talleres en línea, algo que nunca antes habían pensado y ofrecieron funciones en un autocinema; además, se acercaron a centros comunitarios y casas hogar, donde proyectaron cortometrajes y les brindaron a los niños un kit de “minicineasta”, así como un taller de guión.


Ver un corto nos enseña más a los papás a cómo abordar ciertos temas, para que cuando los niños pregunten podamos contar lo que es, lo más natural posible y que los niños no tengan temor a contarnos algo

Michelle Raguth

Fundadora

“Estuvo bien, fue una balanza, porque pudimos llegar a un menor número de niños, pero impactamos de otra manera, fue darles tiempo de calidad y eso nos ayudó muchísimo, incluso en cómo queremos llevar el Festival Churumbela en sus próximas ediciones”, explica.

Para su quinta edición esperan hacer actividades presenciales y a distancia. Esto será que un niño pueda tomar un taller de manera virtual, pero con una experiencia presencial cuando les llegue a su casa un kit (incluirá un gafete de minicineasta, playera y un manual) para que de esta manera tengan la sensación y la experiencia de estar en cada una de las etapas para realizar cine, así como lo venían haciendo en ediciones pasadas en las áreas verdes del Centro Nacional de las Artes.

“Lo importante es que los acerquemos a la cultura y al arte, independientemente de lo que se quieran dedicar, estar cerca del cine les ayuda a los niños a transformarse y a generar confianza en sí mismos y, ahorita en esta pandemia, es importante que no se sientan solos, que son parte de y que pueden aprender y lograr cosas”, platica.

Con el acceso a los móviles, relata Michelle, será mucho más sencillo poder entender un lenguaje audiovisual y en el festival les enseñarán cuáles son las bases, los conceptos y los encuadres para hacer cine en sus casas.

“Las generaciones de niños que crecieron con la tecnología y el Internet ya lo entienden de una manera independiente a su vida personal, incluso los ven como una herramienta, saben perfectamente que es eso para comunicar y lo hacen más sabiamente que nosotros, está padre que conozcan estas posibilidades para su aprendizaje y capacitación y que todo puede ser en línea, por ahora”, complementa.

Convocatoria

Cada año, a finales de mayo, Churumbela lanza su convocatoria dirigida a productores y, así, el Festival se pueda realizar en el mes de noviembre; para esta quinta edición aún se está planeando que sea para este mes o que, incluso se modifique. Michelle invita a todos su seguidores estar al pendiente porque en 2021 lanzarán nuevas convocatorias dirigidas a casas hogar y centros comunitarios, así como de un voluntariado.

Las categorías cambian, cada año, conforme a las propuestas de las y los directores y, se dividen en temas, por ejemplo: Artistas y Canciones, Derechos de los niños, Imaginación, Cuentos y Leyendas. También existen el grupo de Niños Críticos Churumbelos, donde los infantes realizan su comentario de cada cortometraje.

“Siempre me ha interesado que los niños estén bien, que encuentren esa pequeña chispa o luz que les dé un mensaje esperanzador de que todo va a estar bien y, que pueden lograr sus objetivos. A través del festival podemos hacer que encuentren esa curiosidad e inquietudes para hacerlos sentir felices. Lo que me deja el Festival Churumbela es mucha satisfacción de transformarlo y modificarlo, es lo mágico, ingeniártelas para que llegues a más niños”, finaliza Michelle Raguth.

“El cine para niños es un contenido que no tiene algún tipo de vicio o mensajes negativos, genera empatía y los hace creer en los sueños, en los deseos, que logren empatizar con el medio ambiente y la vida, te lleva más allá de cualquier historia y te hace reflexionar, a ser más consiente, así veo el cine infantil”

También puedes leer: Las metáforas en la ciencia en el teatro para niños