No solo podría servir para el desarrollo de almacenamiento de datos a nivel atómico en un futuro no tan lejano, también es una perfecta obra de arte y ciencia

“A Boy and His Atom”, creada por la compañía International Business Machines (IBM), es una “diminuta” producción que rompió el récord Guiness a la película más pequeña del mundo.

Esta pequeña gran cinta fue desarrollada con miles de átomos de carbono, acomodados con destreza para así crear 242 cuadros en stop-motion.

Para su realización, movieron los átomos con un microscopio de efecto túnel (creación de IBM), invento que en 1986 le valió el Premio Nobel de Física a Gerd Binnig y Heinrich Rohrer, sus inventores.

No solo eso, el microscopio también magnifica hasta 100 millones de veces la imagen de los átomos, de acuerdo a Christopher Lutz, quien es científico de investigación en IBM Research.

El protagonista es “Atom”, quien se hace amigo de un átomo individual con el que sale a dar un paseo. Con una duración de 90 segundos, “Atom” baila, salta sobre un trampolín y atrapa una pelota. Entre cuadros, el equipo de investigadores manipuló a los átomos a nuevas posiciones para así tomar otra imagen.

Andreas Heinrich, investigador principal de IBM Research, dijo que en la empresa multinacional de tecnología, “los investigadores no solo leemos ciencia; la hacemos. Esta película es una forma divertida de compartir el mundo a escala atómica y mostrarle a la gente común los desafíos y la diversión que la ciencia puede crear”.

Y es que la intención es provocar que “niños y otras personas hablen y se emocionen con las matemáticas, la ciencia y otras tecnologías”, señaló Andreas.

Este novedoso proyecto no solo podría servir para el desarrollo de almacenamiento de datos a nivel atómico en un futuro no tan lejano, también es una perfecta obra de arte y ciencia, pues para abarcar un cabello humano, se necesitarían de mil fotogramas de la película, de lado a lado. Para darse una idea del tamaño.

 

La película en el Canal de IBM en YouTube