La tecnología y su gran avance nos permite observar, cada vez con más detalle, los cuerpos celestes en el universo; no obstante, algunos son muy similares a objetos en la Tierra. Tal como lo demostró un científico que bromeó al presentar una rodaja de chorizo como una estrella.

Se trata del físico francés Etienne Klein, quien compartió esta imagen en su cuenta de Twitter el pasado domingo. En la fotografía, la rodaja de color rojo se encuentra sobre un fondo negro, que simula el espacio infinito.

A la publicación agregó: “Foto de Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sol, ubicada a 4.2 años luz de nosotros. Fue tomada por el Telescopio Espacial James Webb. Este nivel de detalle… Un nuevo mundo se desarrolla día a día”.

Aunque esto le pareció muy gracioso al científico, pues pensó que nadie creería que la rodaja de chorizo era realmente una estrella, poco después la broma se salió de control alcanzando más de 3 mil retuits y 13 mil me gusta.

“Me sorprendió la magnitud que tomó: pensé que la imagen iba a ser detectada inmediatamente como falsa”, comentó el científico para la agencia de noticias AFP; no obstante, se dio cuenta de la seriedad del asunto cuando un periodista se mostró entusiasmado por la imagen de la estrella.

Conoce más: Imágenes del telescopio James Webb muestran planetas gigantes, estrellas agonizantes y galaxias chocando

“Cuando vi que un gran periodista de BFMTV estaba extasiado, y que se arriesgaba a difundirlo, le dije que era una broma. Se lo tomó con mucho humor”, agregó. Por lo cual, Etienne Klein decidió hacer público que era un chiste y se disculpó.

Así, pidió perdón a todas las personas que habían creído que realmente se trataba de la Próxima Centauri y quienes se habían sentido ofendidos porque les mintió, ya que solo era un chiste.

“Acabo de pedir disculpas a quienes se hayan escandalizado por mi farsa, que no tenía nada de original”, compartió en su Twitter el pasado miércoles; además, aseguró que publicó la foto del chorizo para crear conciencia.

Esto, debido a que pretendía “incitar a la prudencia” sobre las imágenes que circulan en redes y qué tanto se cuestionan, a pesar de que estas provengan de científicos o personas expertas en el área.

“Simplemente quería instar a la cautela con respecto a las imágenes que parecen elocuentes por sí mismas”, finalizó el científico en su disculpa a través de Twitter.