Édgar Nuñez, chef mexicano, exhibió a la influencer colombiana Manuela Gutiérrez, quien le propuso un intercambio: mencionar al restaurante en sus redes sociales a cambio de comer gratis.

Fue a través de su Twitter que el cocinero de Sud777 y Comedor Jacinta arremetió en contra de Manuela Gutiérrez.

En su mensaje, Nuñez intentó explicar que la supuesta influencer tenía una cuarta parte de sus seguidores, por lo que es obvio que no requiere de su recomendación.

“Y en mi gustada sección; “gorrones internacionales” les dejo a Manuela. Buenas tardes a todos (con una cuarta parte de mis seguidores”, escribió el chef.

En una captura de pantalla, se lee que la joven envió un mensaje al chef en el que le propone el intercambio publicitario, donde ella muestre y recomiende el restaurante en Instagram, en sus historias, a cambio de una comida para los dos.

Te sugerimos: Se viraliza video de detención de mujeres indígenas en el Centro; Gobierno CDMX aclara

Dicha propuesta está rematada con un mensaje que dice “para mí sería todo un honor poder trabajar con ustedes”.

Ante esta propuesta, Nuñez respondió con una larga onomatopeya de risa. También mencionó como respuesta a su propio mensaje “Jajajaja no sabía que tragar gratis era trabajar”.

Además, el chef aseguró que hay personas que confunden su función como “influencers”, pues dijo que estos deberían mejorar la vida de las personas, pero sin pedir nada a cambio.

“Un influencer no es quien te hace comprar algo, un influencer es quien cambia tu vida, quien te ayuda y mejora sin recibir nada a cambio. Mi primer influencer fue mi papá y a mi solo me interesa ser el influencer de mis hijas”, aseguró.

Ante la respuesta de Nuñez a la mujer que buscaba un intercambio comercial, varios usuarios le dieron la razón mientras que otros le dijeron que con rechazarla bastaba y que no había razón para exhibirla.

Por su parte, Manuela Gutiérrez buscó aclarar la situación tras el episodio, a la vez que informó que Nuñez la bloqueó de sus redes sociales.

“Yo sé que muchos no están de acuerdo con estas formas de trabajo, pero la realidad es que a muchísimos creadores nos pagan por hacer esto. Cuando nos escriben para ofrecernos sus servicios, nos pagan, y muchas otras veces es normal que uno les escriba”, explicó Manuela.