La frase es simple pero se ha convertido en el símbolo de la libertad de expresión dados los ataques a Charlie Hebdo, en París. Y ahora es la patente que todos desean registrar.

Al menos en Francia, 50 personas han solicitado hacer de “Je Suis Charlie” una marca oficial, algo con lo que no está de acuerdo su creador, Joachim Roncin.

Según la BBC, Roncin “(…) está preocupado que intereses comerciales puedan arruinar el sentimiento detrás de la frase”.

Roncin vive muy cerca de las oficinas de Charlie Hebdo, y trabaja para la versión francesa de Stylist, una revista de modas inglesa. Cuando se llevó a cabo el ataque, Joachim y su equipo estaban “en shock”, comentó a la BBC, “(…) hice una búsqueda del logo de Charlie Hebdo y lo observé con detenimiento unos dos o tres minutos y pensé en lo que significaba para mí”.

Después de sobreponerse al trauma, Roncin elaboró el diseño de un gráfico simple, que destacaba por tener la misma tipografía de Charlie Hebdo. Ese diseño es ahora el estandarte de la libertad de expresión en París y el mundo. Y ha sido tuiteado más de 7 millones de veces, e inclusive es de los hashtags más repetidos en la historia de Twitter.

Y ninguna de las solicitudes para registrarlo como marca han sido por parte de Roncin, según medios franceses. Roncin solamente accedió a que Reporteros Sin Fronteras utilice las ilustraciones originales que diseñó.

A Joachim le parece “horrible pensar por un segundo que esta consigna llena de esperanza, termine siendo propiedad de alguien (…) Me molestaría mucho si alguien trata de hacer dinero con eso”, puntualizó Roncin en la BBC. “Realmente no lo hice para hacer ruido o algo así”.