No solo adornan pasteles, las cerezas son un fuerte aliado para desintoxicar y depurar lo que el organismo no necesita. Además, esta fruta mejora el tránsito intestinal y combate el envejecimiento.

Alrededor del 85 por ciento de la cereza es agua, por lo que su contenido tiene muy poca grasa y contiene pequeñas cantidades de proteína vegetal.

Y lo mejor de todo es que el mes de julio cubre la temporada de cereza. –Fuente: EatingWell