¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Salud

Cereales procesados, una bomba de azúcar para los niños

José Pablo Espíndola

Las familias mexicanas acostumbran desayunar este tipo de productos que, de acuerdo con especialistas, pueden causar obesidad, aumento de triglicéridos, de colesterol, enfermedades cardiacas y neurológicas


Jul 12, 2019
Lectura 5 min
portada post

Los cereales son sólo para chavos, parte de un desayuno nutritivo, el secreto de tu diversión, te ayudan a nutrir tus aventuras, así se venden estos productos, a través de anuncios en los que aparecen deportistas profesionales o niños y adolescentes practicando alguna actividad física, lo cierto es que este tipo de alimentos son una bomba de azúcar que más que traer beneficios, provocan grandes problemas de salud.

Su practicidad los ha vuelto parte del desayuno y de la cena de muchos mexicanos, principalmente niños; sin embargo, existen otros alimentos que se aconsejan mucho más.

“Aparte de que se ocupa el cereal, se utiliza leche, entonces, sí es importante saber que aunque sea deslactosada, light o de cualquier tipo, va a contener 12 gramos de azúcar, aproximadamente; y media taza de cereal tendrá 15 gramos de azúcar, por lo que estarían comiendo más de 25 gramos, pero nadie se come media taza de cereal, siempre es más”, explica la licenciada en Nutrición Ivette Ramirez Melloh, de la plataforma Doctoralia.

Para que un desayuno sea completo, un niño debería consumir un máximo de 30 gramos de azúcar; entonces, a menos de que coma muy poquito y no le agregue nada de fruta, estaría ingiriendo una gran cantidad de esta sustancia. Al día, en promedio, un pequeño debería nutrirse con 150 gramos máximos de azúcar

“Hay cajas de cereales que dicen que están fortificados con algunos tipos de minerales, como el hierro, lo cual es un error, porque aunque tuvieran eso, el hierro es un archienemigo del calcio y éste se absorbe primero y deja de lado al hierro, por lo tanto, te venden más caro esos cereales y realmente no sirven para nada”, asegura la nutrióloga clínica.

La experta de Doctoralia aconseja mucho el consumo de dos huevos con una pequeña porción de verduras en el desayuno para los niños, y en lugar de cereales procesados y azucarados, mejor optar por el grupo alimenticio de cereales, como la tortilla, al arroz y el pan integral.

Además, dice, que en lugar de jugo o productos industrializados, se recomienda un licuado pequeño, que tenga un poco de leche.

El consumo excesivo de estos productos puede provocar todas las enfermedades del síndrome metabólico, que son obesidad, aumento de triglicéridos, de colesterol, enfermedades cardiacas y neurológicas.

La nutrióloga comenta que si existe el deseo de consumir este tipo de productos, lo ideal sería que las personas, no sólo los niños, escogieran aquellos que no tuvieran exceso de azúcar, como los de fibra y que únicamente fuera media taza una vez por semana, obviamente, complementando con algún otro alimento

“La mayoría de las mamás que acuden conmigo se sorprenden, porque pensaban que era lo más adecuado para sus pequeños, incluyendo, otro tipo de productos como el quesito tipo petit-suisse, ese lácteo chiquito de color rojo, porque también tiene mucha cantidad de azúcar, al igual que los jugos procesados. Cuando las mamás escuchan esto, tratan de cambiar algunos hábitos, pero lo práctico siempre va a ser lo más llamativo”, opina la experta.

Ramirez Melloh crítica que en México, se acercan a los nutriólogos como una medida cuando están enfermos y no como algo preventivo.

Cereales bajo la lupa

El Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor analizó los cereales de caja para saber, entre otras cosas, cuánta azúcar contenían y si declaraban la verdad en sus empaques. El estudio se realizó a 43 marcas diferentes.

En cuanto a la cantidad de vitaminas y minerales, de acuerdo con Profeco, cumplieron con lo declarado; en general, los contenidos por nutrientes por porción de 30 gramos fueron los siguientes: el contenido energético es de entre 104 y 125 kilocalorías, el de grasa oscila entre 0.2 y 3.5 gramos, el de proteínas tampoco presenta variaciones importantes pues es de entre 0.9 y 3.7 gramos, pero en los azúcares sí hay diferencias y éstas van de entre 1.2 y 15.7 gramos.

“Es importante poner atención en este detalle, sobre todo las personas que deben tener una dieta baja en azúcar, pues si hacemos cuentas, en una porción de 30 gramos, más de la mitad es sólo azúcar”, afirma la agencia gubernamental.

Profeco le recomienda a las familias que acostumbran consumir estos productos comparar el aporte nutrimental poniendo atención especial en el azúcar, porque eleva su aporte calórico.

También les aconseja comparar precios y contenidos netos, ya que en promedio hay porciones de 30 gramos que cuestan un peso con 20 centavos y otras que se elevan casi hasta los 14 pesos.

Aparte de que se ocupa el cereal, se utiliza leche, entonces, sí es importante saber que aunque sea deslactosada, light o de cualquier tipo, va a contener 12 gramos de azúcar

- Ivette Ramirez Melloh

Nutrióloga de Doctoralia

Te puede interesar: La dieta correcta podría mejorar las funciones cerebrales


Notas relacionadas

Jul 19, 2019
Lectura 2 min

Jul 19, 2019
Lectura 2 min

Jul 18, 2019
Lectura 2 min

Jul 18, 2019
Lectura 3 min

Comentarios