Grisel Alcántara y Víctor Morillas, creadores de El Cineclub, dejaron la Ciudad de México, como muchos otros capitalinos, en búsqueda de aventuras y una vida relajada en las costas del Caribe, pensaban que al mudarse a Cancún, Quintana Roo, podrían ir a la playa diariamente y vivir al pie del mar.

Pero la realidad con la que se enfrentaron hace poco más de 10 años fue que la vida es cara en la región, está a la servilismo del turismo extranjero y las playas son de difícil acceso; además de estos obstáculos, una de sus pasiones, estaba solamente en puntos de acceso limitado: el cine.


El Cineclub ha logrado en una década convenios con Cineteca Nacional para exhibir películas de la Muestra y el Foro Internacional de Cine

Así que los dos, sin previa experiencia en la gestión cultural, se embarcaron en la tarea de llevar el séptimo arte a Quintana Roo, proyectando películas que les gustaran, la primera fue Micmacs (2009) del cineasta Jean-Pierre Jeunet, con un proyector prestado y reproducida en DVD.

De esta primer experiencia, Morillas y Alcántara aprendieron poco a poco la gestoría de lo que significaba proyectar cine ante una comunidad, que había que pagar derechos de exhibición y demás labores en torno a los negocios fílmicos, pero a una década de distancia, su proyecto, El Cineclub, sigue a flote para compartir filmes internacionales y mexicanos, en Playa del Carmen, Quintana Roo.

“Estábamos aburridos, extrañábamos el cine, y dijimos ‘vamos a hacer un cineclub’ y ese fue nuestro punto de partida y queríamos hacerlo al aire libre, aprovechando que estábamos en el Caribe, que fuera un proyecto para la gente residente, no para turistas y esa esencia la conservamos hasta el día de hoy”, describe Alcántara, en llamada telefónica.

A una década de haber comenzado sus actividades, El Cineclub permanece; en un inicio esta era una actividad recreativa para Alcántara y Morillas, pero a partir del segundo año, todo su esfuerzo y empeño personal se ha visto dedicado por completo a la proyección, por lo que dejaron sus trabajos de mercadotecnia y diseño.


“Esto se convirtió en un proyecto de vida, en donde teníamos que conseguir que esto nos ayudara a pagar la renta, los gastos, que no tuviéramos que seguirlo pagando de nuestros ahorros, por ejemplo, y el día a día es estar todo el tiempo haciendo gestión”

Víctor Morillas

Cofundador

Para ambos fue difícil pasar la crisis sanitaria, debido a que como El Cineclub ya era su manera de vida, todas sus entradas de dinero se vieron detenidas, tuvieron que, incluso, sumarse a una campaña de fondos en Internet, con otros proyectos similares para sobrevivir.

Actualmente, El Cineclub sigue operando con capacidad limitada en el Parque La Ceiba, en Playa del Carmen. Sus funciones tienen un costo de recuperación de 50 pesos por persona y para celebrar una década de su fundación se encuentran también haciendo actividades híbridas para continuar con el aniversario.

Sustentando el proyecto de El Cineclub

Sacar adelante al Cineclub, a lo largo de 10 años, ha sido una tarea ardua para Morillas y Alcántara, quienes han aplicado a convocatorias federales del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), además de que se sostienen del aporte que piden al público que acude a las funciones, porque no hay un incentivo por parte de autoridades locales.

“La manera de sostener esto ha sido teniendo una cuota fija, vendiendo funciones privadas, algunas veces consiguiendo patrocinadores, pero 10 años después, no podemos todavía decir que es algo que ya está sistematizado y que el proyecto es totalmente sustentable”, se sincera Alcántara.

Con las nuevas convocatorias que ha liberado IMCINE, con la figura del Programa de Fomento al Cine Mexicano (FOCINE), El Cineclub logró obtener financiamiento que le ayudará a seguir adelante al menos por este 2021; Morillas comenta que a diferencia de las salas convencionales, que se dividen la taquilla con las distribuidoras independientes o internacionales, ellos pagan una cuota única, que recuperan con el boletaje vendido con sus espectadores.

“Nuestra negociación ha sido así, por función hacemos un pago por los derechos de exhibición, y ahorita por ejemplo tenemos, como todos los proyectos, como todas las empresas en pandemia, el bloqueo de que no podemos hacer un aforo muy grande, normalmente en las funciones tenemos hasta 200 personas, ahorita solo podemos hacer proyecciones con 50”, comparte el cofundador del proyecto.


Actualmente, El Cineclub sigue operando con capacidad limitada en el Parque La Ceiba, en Playa del Carmen

Cine en los confines de México

El Cineclub ha logrado en una década convenios con Cineteca Nacional para exhibir películas de la Muestra y el Foro Internacional de Cine; además, con incentivos federales, mejorar el equipo de proyección para sus funciones al aire libre, tanto para Morillas y Alcántara es una prioridad que el séptimo arte se siga descentralizando en el país, como ellos lo han hecho en este tiempo.

“El objetivo ha sido ese desde el principio y como te decía, también algo muy importante, el proyecto está pensado para la gente residente, para los que vivimos aquí todos los días, y no para los turistas, y los contenidos la mayoría son los que no llegan a las salas comerciales; hablando del cine mexicano, creo que El Cineclub ha sido una ventana significativa”, refrenda Alcántara.

Para que las películas de producción nacional logren llegar hasta Playa del Carmen, Quintana Roo, y a los seguidores de El Cineclub, los creadores de este plan de exhibición itinerante hacen convenios de distintos tipos, actualmente, se montó una sala virtual desde su página web, en la que invitan a que los usuarios dejen su correo electrónico y de regreso recibirán el enlace para ver la película por tiempo limitado.

“Para el festejo de esta primera década, las actividades serán híbridas, tendremos actividades especiales y virtuales, va a haber un número reducido de funciones presenciales, van a ser 16 proyecciones de agosto a diciembre, donde presentaremos mayormente estrenos mexicanos que no llegan a la región”, dice Morillas.

También puedes leer: Dignifican la cannabis con Festival Internacional de Cine