Desde hace casi una década era un hecho que el celuloide estaba listo para morir en las cámaras de fotografía Canon, ya que la empresa dejó de fabricarlas con su último modelo EOS-1V, pero la empresa fotográfica continuó vendiendo lo que quedaba de su inventario años posteriores.
 
Es justo en este 2018 cuando se pone fin a toda una era de analogía por parte de Canon, la cual inició en 1934 con el lanzamiento de su primera cámara, ya que al fin dejan de vender de manera oficial el último modelo que produjeron, según publicaron en un comunicado.
 
El anuncio llega a menos de una semana de que su competidor Leica también se rindiera ante el mercado análogo ya que descontinuaron su modelo M7 el cual todavía usaba rollo de 35mm, aunque dejaron de producir la cámara, todavía existen unidades a la venta, aunque se prevé que este inventario no dure mucho en el mercado.
 
Canon continuará dando soporte a las cámaras 1V hasta el año 2025, cuando la empresa prevé que ya se hayan terminado las piezas y componentes para repararlas.
 
De los rivales de Canon, Nikon todavía continúa vendiendo dos modelos que utilizan la tecnología análoga, la Nikon F6 y la Nikon FM10, los cuales oscilan entre los 2 mil 450 dólares y 700 dólares respectivamente.