¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

GASTRONOMíA

Café, el tesoro de Cuetzalan y empresa familiar

Eduardo Serralde

En las montañas de este pueblo mágico se encuentra la finca cafetalera ‘Cuezali’, propiedad de Daniel Vázquez, un campesino que, luego de laborar en el campo de Canadá, decidió volver a su pueblo y consolidar su marca como una pequeña empresa familiar


Abr 3, 2020
Lectura 4 min
portada post

Daniel Vázquez Cruz emigró a Canadá en 2012 en busca de oportunidades laborales porque lo que obtenía en su pueblo natal no alcanzaba para sostener a su familia. Allá, en los campos de la Isla Príncipe Eduardo, cosechó coliflor y se hizo de recursos suficientes para volver a Cuetzalan del Progreso, Puebla, y emprender en un negocio que ya tenía en mente: Café Cuezali.

Desde niño, Daniel aprendió el oficio de sembrar y cosechar maíz y café, pero fue éste último con el que aprovechó las condiciones de la tierra y las diez hectáreas heredadas por sus abuelos para sembrar distintos tipos de semilla de café. Asimismo, se hizo de equipo para secar, mortear, tostar y moler café. Fue así como nació Cuezali, la cual, en palabras de Daniel, en náhuatl significa “un danzante de quetzales”.

Cuezali inició en 2016 vendiendo costales de café tostado a clientes de la Ciudad de México, y la venta fue creciendo poco a poco hasta convertirse en toneladas. “Fue aquí cuando decidí vender café molido”, relata Daniel a Reporte Índigo, y cuenta que entonces empezó a empacar su café en bolsas de diferente gramaje para ofrecerlo en el pueblo.

En un principio los tenderos rechazaban el producto de Daniel “porque aquí todos tienen café, todos muelen su producto”, recuerda. Sin embargo, siguió insistiendo y optó por crear exhibidores para que pudieran ofrecerse los diferentes tamaños de bolsas de café. Hoy son más de 400 tiendas locales las que venden el café Cuezali en toda la ciudad de Cuetzalan.

La finca cafetalera se ubica a diez minutos de la casa de Daniel. Para llegar hay que descender por caminos y campos verdes en los que se ven a vacas y ovejas pastando. La finca está conformada por una pequeña casa en la que se ubica una despulpadora, la cual es operada por Toño, un trabajador que lleva veinte años ayudando a Daniel. A la casa la rodean los cientos de arbustos de café que los trabajadores han sembrado durante todo el año anterior.

“Manejamos las variedades de café: criollo, mundo novo, marsellesa, Costa Rica, Oro Azteca y colombiano. Todo el año se pueden sembrar las plantas, pero las cosechamos de noviembre a marzo. Aquí también hacemos el vivero y el semillero de las plantas”, relata Daniel.

En la casa de los Vázquez, son Miriam, Jhovani y Laura (hijos y sobrina de Daniel, respectivamente), quienes se encargan de embolsar el café -ya sea molido o solamente tostado- en sus diferentes presentaciones para la venta local: desde las bolsas de 40 gramos hasta las de 1 kilo. El cafetalero comenta que tener diversidad en las presentaciones asegura que las personas de más bajos recursos puedan tener acceso a su producto, pues las bolsas más baratas se ofrecen en las tiendas del pueblo desde los 5 pesos.

Los empaques más grandes son para los turistas, comenta Daniel, pues estos visitantes son sus potenciales clientes, razón por la cual un puesto de Cuezali es colocado todos los fines de semana en el zócalo principal de Cuetzalan, y otro más en el tradicional tianguis de los domingos.

“Tengo la visión de vender en varios estados, incluso en otros países, para beneficiar a las personas del pueblo porque casi no tenemos mucho trabajo”, argumenta Daniel, quien orgullosamente porta una camisa con el logo de su marca bordado. “Principalmente quiero emplear a las madres solteras y a las personas de la tercera edad”.

Cuetzalan del Progreso, ubicada en los límites de Puebla con Veracruz, adquirió la denominación de pueblo mágico en el 2002. Es conocida por sus tradicionales danzas de voladores, su zona arqueológica de Yohualichan, y por su café de altura, del cual Cuezali espera convertirse en un digno representante.

Mira aquí el Documento Indigo sobre el tesoro de Cuetzalan


Notas relacionadas

Ago 14, 2020
Lectura 5 min

GASTRONOMíA

Chef Enrique Olvera: el respeto a un artista

Fernanda Muñoz


Ago 14, 2020 Lectura 5 min

Ene 24, 2020
Lectura 5 min

Oct 10, 2019
Lectura 2 min

Jul 27, 2019
Lectura 5 min

GASTRONOMíA

Helados de pulque 2 Conejo, tradición y sabor

Sergio Iván González


Jul 27, 2019 Lectura 5 min

Comentarios