Durante décadas, las comedias románticas les pertenecían a los heterosexuales, eran la clásica historia de enamoramiento, separación, duelo y reconciliación, en donde un hombre y una mujer se conocían y discutían en torno al amor.

Historias como Cuando Harry conoció a Sally (1989), La boda de mi mejor amigo (1997), Tienes un e-mail (1998), Experta en bodas (2001), Loco y estúpido amor (2011), son sólo un par de ejemplos que se volvieron famosos por tener el estereotipo antes mencionado, una arquetípica historia de cuento de hadas.

Pero ahora, Hollywood se moderniza en pleno 2022 y arriesga a lo grande para romper los tabúes heteronormativos y presentar una comedia romántica a gran escala, con todos los colores del arcoíris presentes. Eso se ve en Bros, dirigida por Nicholas Stoller, con un guión co-escrito por Billy Eichner.

La premisa es simple: Bobby Lieber (Eichner) es un escritor y periodista gay famoso que tiene un podcast. Es elegido para dirigir el primer museo de historia LGBTQ+ en Nueva York; en una fiesta conoce a Aaron Shepard (Luke Macfarlane) que también es gay, y ahí surge una química un tanto extraña, porque en parte se atraen, pero a la vez no, pero tampoco son amigos, pero sí tienen una relación abierta, entonces ¿qué son?

“Nunca creí ni por un segundo que un estudio grande lo haría. Se lo dije a Nick y él seguía diciéndome: ‘Creo que lo harán’. Yo le contesté: ‘Te lo aseguro, mira que llevo mucho tiempo en esto y no lo van a hacer’. Hacía 20 años que venía escuchando que yo era ‘demasiado gay’ para cambiar ese discurso. Pero Nick tenía razón”, describe Eichner el diálogo que tuvo con el cineasta.

A diferencia de otras películas de comedia, donde los elementos LGBT+ son para causar burla o sátira hacia la comunidad, este largometraje descarta por completo esos chistes debido a que Eichner es gay y además la gran mayoría del reparto son personas incluyentes.

“Nuestro negocio ha descuidado la representación de tantos tipos diferentes de personas. No me gusta pensar que Bros va a solucionar eso; solo que me encantaría ver este tipo de película, porque no existe. Tenemos la suerte de haber podido armar algo como esto, que es tan significativo para tanta gente. Pero lo más importante es que es divertido”, comenta Judd Apatow, co-productor de Bros, en las notas de producción del filme.

Bros tuvo su estreno internacional en el Festival Internacional de Cine de Toronto el 9 de septiembre y el 30 del mismo mes tuvo su corrida comercial en Estados Unidos. En México se estrenó el pasado 27 de octubre.

En el sitio especializado Rotten Tomatoes  esta comedia LGBT+ tiene un 88 por ciento de aprobación por parte de la crítica especializada, la cual le ha otorgado el sello “Certificada como fresca”, es decir, que es garantía de éxito, además los cinéfilos le otorgan un 90 por ciento positivo en el mismo portal fílmico.

El gran impacto de una película como Bros

Los productores querían que esta comedia fuera universal y para todos los públicos, más allá de la comunidad incluyente, porque esto le daría un mayor foco de atención y de reflexión.

“Queremos que la película se dirija a la comunidad LGBTQ+, pero su impacto se verá ampliado porque va a llegar a una audiencia que ve comedias románticas. Verán a actores y actrices que no han visto antes. Van a escuchar chistes que nunca han sido contados de esa manera. Con suerte, todo el mundo saldrá de la función dándose cuenta de que las historias son historias, y de que deberíamos buscarlas en cada parte de la sociedad, de cada persona y de cada grupo”, indica el co-productor Josh Church.

Te puede interesar: Regresa el Festival de cine LGBT+ Cuórum Morelia