Todo cinéfilo conoce y sabe de Brendan Fraser, ese rostro que inundó las marquesinas a finales de la década de los 90 y que película tras película, él era el protagonista en cuestión, solamente basta recordar la trilogía de “La momia” (1999-2008), “George de la selva” (1997), “Al diablo con el diablo” (2000) entre otras.

El actor pasó de estar en los reflectores a roles secundarios, a realizar doblaje de cintas animadas, a papeles en televisión, pero ¿qué orilló al Fraser a tomar este rumbo? ¿por qué dejar el estrellato en momentos que todos lo volteaban a ver?

“Para el momento en que hice la tercera cinta de la momia en China me pusieron cinta adhesiva y hielo, como, realmente, nerd y fetichista sobre bolsas de hielo. Bolsas de hielo con tapa de rosca y almohadillas de ciclismo de montaña cuesta abajo, porque son pequeñas y livianas y pueden caber debajo de la ropa. Estaba construyendo un exoesqueleto para mí todos los días”, describe el actor en entrevista para la revista GQ.

La constante y demandante actividad física terminó por costarle la salud, llegando inclusive al quirófano múltiples ocasiones, entrando y saliendo de hospitales casi durante siete años.

Además el actor tuvo que lidiar con su divorcio de Afton Smith tras más de una década de relación en 2009, que su hijo mayor de 15 años tiene autismo y su madre murió de cáncer en 2016, simplemente la tristeza invadió a Fraser durante todos estos años.

Aunado a un factor que él decidió guardar de la luz pública hasta ahora, que fue asaltado sexualmente por Philip Berk en 2003 en una comida, cuando presidía la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA por sus siglas en inglés), misma que organiza los Globos de Oro.

“Su mano izquierda se extiende, agarra mi culo por la mejilla, y uno de sus dedos me toca en el perineo. Y él comienza a moverlo (…) Me sentí enfermo. Me sentí como un niño pequeño. Sentí como si hubiera una pelota en mi garganta. Pensé que iba a llorar”, pronuncia el actor.

Ante estas declaraciones la HFPA lanzó un comunicado en el que dicen desconocer el incidente y se pondrán a investigarlo, por lo pronto Berk alega que esta es una fabricación por parte de Fraser.

El actor procura llevar una vida tranquila en una propiedad cercana a Bedford, New York, le gusta cuidar de un caballo que adquirió en México tras filmar la serie “Texas rising” (2015) además de que practica arco y flecha para aliviar su estrés.

“Me gustan los bosques y las temporadas del año y quemar madera”, pronuncia Fraser de su gusto por vivir en el campo.

PODRÍA INTERESARTE: LOS OSCAR 2018 BUSCAN REIVINDICARSE EN TIEMPOS DE TRUMP Y #METOO