Better Call Saul ha terminado. Saul Goodman se ha ido por completo y Jimmy McGill ha regresado de entre las sombras para obtener redención y recuperar algo de su relación con Kim Wexler. Esto y mucho más nos ha explicado el final de esta increíble serie de televisión.

En este episodio final pudimos ver la actuación de Bob Odenkirk en todo su esplendor, pasando por las tres facetas de su personaje: el humano Jimmy McGill, el abogado criminal Saul Goodman y el temeroso Gene Takovic.

La primicia clave de este capítulo es la pregunta ¿qué cambiarías si tuvieras una máquina del tiempo?, ¿cuáles son esos remordimientos que te carcomen el alma y que darías lo que fuera por volver a aquel momento en que tomaste una mala decisión?

Better Call Saul: final explicado

Jimmy es arrestado por la policía de Nebraska y previo al juicio por haber colaborado con el narcoimperio de Walter White, podemos ver el regreso de Marie Schrader, la viuda de Hank, quien le hace saber cómo le arruinó la vida a ella y la viuda del agente Steven Gómez.

Sin embargo, eso no hace realmente efecto en Jimmy, quien se transforma en Saul Goodman para hacerle ver a los fiscales que él también fue una “víctima” de Walter White, haciéndose valer de todas las artimañas y tecnicismos posibles para su coartada.

Luego de una larga negociación con los fiscales, Saul ha logrado que una posible cadena perpetua se reduzca a sólo siete años de prisión en una buena prisión de los Carolina del Norte; sin embargo, ocurre algo que cambiará su destino para siempre.

Parece que la negociación ha terminado, pero un Goodman lleno de soberbia les hace saber que tiene más información que podría reducir aún más la sentencia y les promete decirles todo acerca de la muerte del abogado Howard Hamlin.

Lee también: Kim Wexler y Jesse Pinkman: En qué parte de la línea temporal ocurre su encuentro en ‘Better Call Saul’

Los fiscales se ríen de él y le hacen saber que Kim Wexler ya ha confesado todo lo que pasó la noche en que Lalo Salamanca asesinó a Howard Hamlin en el apartamento donde vivía la pareja en Albuquerque; es ahí donde Jimmy regresa y tiene una especie de revelación.

McGill se las arregla para que Kim acuda a su juicio en Nuevo México y cuándo parece que está por contarle a la jueza su muy elaborada coartada, decide confesarlo todo, absolutamente todo, aunque eso elimine por completo el trato y lo mande a la cárcel de por vida.

Admite que él fue, en gran medida, la mente maestra para que Walter White siguiera cocinando metanfetamina y generara millones de dólares, además libra a Kim de la culpa por el asesinato de Howard.

Parece que la confesión ha terminado, pero hace una última revelación: él fue el culpable de que la enfermedad mental de su hermano Chuck McGill empeorara y terminara suicidándose en la soledad de su casa y alejado de la ley que tanto le apasionó en vida.

Y es que Jimmy se dio cuenta de que Kim tuvo el valor de salir adelante, mientras que él se aferró a las malas decisiones, una tras otra, escondido detrás de la máscara del estrafalario Saul Goodman.

“Kim tuvo el coraje de volver a empezar. Se fue de la ciudad. Pero yo soy el que huyó”, admite Jimmy sabiendo que Kim está presente en la sala; quizá en una manera de decirle “me equivoqué, tú tenías la razón”.

Incluso podemos ver en el capítulo que Kim decidió unirse como voluntaria a un centro de ayuda legal para víctimas, esto para volver a estar cerca de las personas que la necesitan y seguir corrigiendo el rumbo de su vida.

La máquina del tiempo

Aquí podemos ver que Jimmy no quiso vivir más con remordimientos y deseando tener una máquina del tiempo para enmendar sus errores; así que decide vivir preso de por vida, pero sabiendo por una vez en la vida que ha hecho lo correcto.

El dilema de la máquina del tiempo aparece en tres escenas clave, la primera en un flashback de su escape a través del desierto Mike Ehrmantraut, quien le dice que le gustaría cambiar el día en que recibió su primer soborno como policía, pero Jimmy sólo le dice que él quisiera viajar al pasado para invertir y hacerse millonario. “¿Eso es todo? ¿Dinero?, le cuestiona Mike.

La segunda ocasión ocurre cuando Jimmy y Walter están esperando en el escondite del tipo de las aspiradoras. Mr. White le dice que a él le habría gustado cambiar las cosas para no ser apartado de la compañía millonaria que fundó, mientras que McGill lo toma con humor y le cuenta de una caída que tuvo de joven y cómo la usó para pagarse un curso en la escuela de cantineros: a lo que Walter le cuestiona fríamente “¿entonces siempre fuiste así?”.

Mientras que la tercera vez es una de aquellas veces en que Jimmy llevaba despensa a su hermano Chuck, él le pide que se quede a conversar sobre sus clientes, pero el menor de los McGill se niega pensando que el gran abogado se burlara de él y sus pequeños casos. Al final de la escena vemos que Chuck toma de uno de los muebles el libro La máquina del tiempo de H. G. Wells.

De esta manera, podemos ver que el verdadero remordimiento de Jimmy es no haber llevado una mejor relación con su hermano. Cabe destacar que ese mismo libro queda en poder de Jimmy ya que se le puede ver leyéndolo en otros capítulos de la serie y también aparece cuando su gran mansión es vaciada.

Adiós Saul Goodman, hola Jimmy McGill

Al final del episodio, vemos que Jimmy lleva una vida decente en la cárcel, cocinando pan y siendo amigo de varios presos, pero lo más importante es que lo visita Kim para revivir sin muchas palabras de por medio los buenos tiempos.

El haber admitido sus pecados hizo que Jimmy recuperara el respeto de Kim, así como parte de su relación amorosa, extraña muchas veces, pues estaban ligados más por una atracción intelectual que por algo meramente físico o romántico.

Durante el juicio, Jimmy pide también que le dejen de llamar Saul Goodman, pues su apellido es McGill, lo cual demuestra que se ha desechó de esa máscara que tanto daño le hizo a él y muchas otras personas.

Así cierra una de las mejores series en la historia de la televisión, a la altura de su antecesora Breaking Bad y más que lista para pasar a la posteridad como el mejor spin-off jamás creado.