Flores blancas adornaban las escalinatas del gran recinto de mármol de la capital del país, para recibir las cenizas del escritor Fernando del Paso, quein falleció a los 83 años de edad el 14 de noviembre.

Entre aplausos y acordes del Cuarteto Ramos, las familia Del Paso ingresó al Palacio de Bellas Artes. Alejandro, hijo del autor de “José Trino”, fue el encargado de cargar la urna, mientras portaba un saco color rosa mexicano en honor a la ropa que solía usar el ganador del Premio Cervantes en 2015.

El vestíbulo principal del Palacio de Bellas Artes se inundó de esperanza, agradecimiento y de composiciones de grandes maestros de la música, cómo Mozart, Bizet y Massenet.

La ceremonia fue encabezada por María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura, quien recordó a Fernando como un escritor comprometido con la palabra, con su oficio, enamorado del rigor y la inteligencia; seducido por contar historias, conquistado por la cultura, que dedicó su vida a observar, a comprender con los ojos lo que la razón transforma en palabra y lo que la imaginación convierte en literatura.


Por su parte, su hija, Adriana del Paso agradeció ñlos mensajes de cariño hacia su padre, mientras que su hermana Paulina evocó los años de Fernando del Paso plenos de amor, creación y generosidad, además dio lectura a fragmentos de su obra.

“Cuando yo me muera, allí está todo el año: tómalo. Cuando yo me muera, cómprate un calendario y por cada mes que todavía me quieras, deshoja la hoja, arráncala, arrójala: A enero, mándalo al cielo. A febrero, con mis camisas. Con marzo, envuelve una rosa. Y hazte con abril un barco que navegue despacio, hasta mayo. A junio dile que me salude a julio y mándalos a los dos por un embudo. Y con agosto, amada mía, cubre tus pechos para que se incendie el día. Cuando yo me muera, allí está septiembre: bésalo. Con octubre, haz un cometa y con noviembre, su cola. Y a diciembre deshójalo y jura que al mismo tiempo si me quieres, no me quieras, si me olvidas, no me olvides”, fue el poema que leyó, durante su participación, Alejandro del Paso.

El poeta y miembro de El Colegio Nacional, Vicente Quirarte, destacó que con este acto se expresa la gratitud, admiración y cariño a quien otorgó clases suntuosas al lenguaje y nos invita en presente, a guardarnos en ellas del tiempo y la desdicha.

“Fernando del Paso es fiel a la tierra como antes lo fue con nosotros. Hoy somos más pobres y huérfanos pero también, gracias a él, más ricos e invencibles. Gracias, amigo generoso, maestro inagotable por devolver sus plenos poderes a la andante caballería del hombre de letras. Gracias por el poder de tu pluma cuyo temple y estirpe siempre la harán más poderosa que la espada. Buen viaje capitán, tú que tantas navegaciones nos has dado. Que descanses en paz es un consuelo para quienes de este lado resistimos. Por ahora, hay que librar una batalla contra el simple dolor de no tenerte”, afirmó el también escritor.

Durante el homenaje, familiares y miembros de la comunidad artística y cultural montaron guardias de honor, fue el caso de Gonzalo Celorio, Cristina Pacheco, Silvia Molina, Silvia Lemus, Adolfo Castañón, Rogelio Cuéllar, Carmen Beatriz Lopez-Portillo y funcionarios culturales como Lidia Camacho, Marina Nuñez, Ricardo Calderón, Saúl Juárez, Jorge Gutiérrez Vázquez, Gerardo Jaramillo y Daniel Goldin, entre otros.

Al acto también asistió la próxima titular de la Secretaría de Cultura Federal, Alejandra Frausto y parte de su equipo de trabajo.