Como si los crocs con tacón o los tenis completamente destruidos no hubieran sido suficiente, la firma de alta costura española Balenciaga ha lanzado otro accesorio bastante polémico: una bolsa de basura, igual a las que se usan en casa.

Este producto forma parte de la colección “Invierno 22” y fue presentado por primera vez en el desfile organizado por Balenciaga para la semana de la moda en París durante marzo pasado.

En este, las y los modelos caminaron entre una tormenta de nieve mientras cargaban sus lujosos accesorios inspirados en una bolsa de basura desechable, pero hechos con piel de becerro.

La bolsa de basura más cara

Pero a pesar del diseño que ha dividido las opiniones de muchas personas, lo que más llamó la atención fue el elevado costo que tiene la bolsa de basura, llamada oficialmente “trash pouch”.

Esto, debido a que, en la página oficial de la marca de lujo, el precio de esta es de mil 790 dólares, lo cual es equivalente a 36 mil 418 pesos, y está disponible en otros colores como azul, blanco y amarillo.

Sobre su composición, la bolsa está hecha con materiales diferentes a las desechables, ya que además de la piel de becerro, que está presente desde los cordones hasta el interior, cuenta con un recubrimiento que le da un brillo irregular.

Lo anterior, provoca que la apariencia sea muy similar: “es posiblemente la interpretación con más tacto hasta la fecha”, señala la página oficial de la firma; además, el diseñador Demna Gvasalia, también habló al respecto.

“No podía perder la oportunidad de hacer la bolsa de basura más cara del mundo, porque ¿a quién no le encanta un escándalo de moda?”, comentó en una entrevista con la revista Women’s Wear Daily.

¿Por qué Balenciaga lanzó el bolso?

Aunque muchas personas han criticado el concepto de esta bolsa de basura por su diseño y el precio, pues es igual a las que se usan diariamente, hay una explicación detrás de ello.

Pues, el desfile de Balenciaga tuvo guiños a la invasión de Rusia a Ucrania; así como la migración de miles de familias que tuvieron que abandonar sus hogares ante el estallido del conflicto bélico.

Conoce más: Balenciaga pone a la venta sus nuevos tenis destruidos y sucios para estar a la moda

Así, fiel a su estilo, el diseñador Demna Gvasalia retomó el papel de la moda como una forma de protesta y recreó las bolsas de basura para representar lo que las personas sienten al huir de sus países.

Esto debido a que tienen que cargar todas sus pertenencias en bolsas negras de este estilo. Además, Demna habría representado lo que sintió cuando él y su familia tuvieron que migrar de Georgia ante una violenta guerra civil en 2013.

Este no ha sido el único objeto polémico que Balenciaga ha lanzado, pues anteriormente fue criticado por una bolsa a cuadros, similar a una bolsa de mandado; así como por una recreación del bolso de compras de Ikea.