Cuando el grupo venezolano Bachaco inició su travesía musical, el reggae no era un género tan aclamado para sus escuchas, sin embargo, con el paso del tiempo y con la madurez del sonido que ha logrado, se ha consolidado a través de una mezcla entre la música urbana y el sabor de la cumbia, algo casi inédito para su país, pues lo que más se consumía era el reguetón, salsa y merengue.

Edilberto Morillo, fundador y cantante de la agrupación, relata que le da orgullo ser uno de los pocos en su país que toca cumbia, porque es un género que escuchó desde niño, agrupaciones como Pastor López o la Orquesta Billo’s Caracas Boys lo inspiraron.

“Ahora la música urbana lleva reggae y cumbia, entonces, eso nos ha abierto las puertas. Me da un poco de celos, después de tantos años el género que yo adopté está en manos de tanta gente, pero al mismo tiempo es algo que me beneficia. Me alegra porque cualquier canción de cumbia hoy tiene la influencia de la guitarra del reggae, porque se adapta muy fácilmente la percusión de la cumbia y el teclado, es un género que ha sido adoptado en forma masiva, eso me fascina”, platica.

Con 13 años de carrera, Edilberto comparte que esto le ha ayudado a ver cómo funciona el medio de la música y a entender las relaciones entre bandas, es una escuela que le ha permitido aprender mucho. La pandemia también le ayudó a enfocarse y a reforzar la idea de que la música es su pasión, a estar en un periodo de introspección, terminar material que tenía pendiente, así como unirse con su agrupación y tratar de componer más temas.

Actualmente, Bachaco podría definir su esencia en tres facetas: la música alegre y de fiesta mezclada con ritmos alegres; la segunda más enfocada en temas románticos, junto al reggae, y, por último, una combinación de ambas, pero con un enfoque más social, en el que se permite hablar de temas como la legalización del cannabis, que se aborda en “La Policía”, uno de sus últimos sencillos.

“Por lo general estábamos enfocados en el tema de los shows, en otras cosas, pero cuando todo paró, pensé en cómo dar a conocer mi material y si realmente quería seguir haciendo música o no, pero la respuesta fue ‘sí, definitivamente’, porque me ayudó a tolerar el encierro, como compositor y fan, a conocer algo nuevo, se ha abierto el apetito de escuchar nueva música, así como poner un poco de moraleja en mis canciones”, expresa.

La música fue su salvadora en estos momentos complicados en los que la escena artística aún se mantiene incierta, sin embargo, la clave para él es seguir componiendo, lanzar más temas e irse adaptando, cada vez más, al mundo digital, para así cumplir con la demanda que exigen sus seguidores y continuar promoviéndose a través de sus redes sociales.

“La música es de frustraciones, altibajos, hasta las lágrimas se me han salido de la rabia por las cosas que suceden, pero también provoca una alegría enorme, a veces estás en la cima, otras abajo, pero debes aprender a resignarte, a ser más humilde y eso es lo que te mantiene. También debo entender que ya pasó una época de Bachaco, no puedo seguir enamorado de aquella época cuando todos éramos unos jovencitos, ahora me toca tomar la rienda del proyecto y trabajarlo con otro enfoque, no me queda más que reinventarme”, concluye Edilberto Morillo.

En conexión

FB: Bachaco

IG : @bachacomusic

Youtube: Bachaco

WB: www.bachacomusic.com

También puedes leer: Lightning bug, música para sanar en la pandemia