Pensando en aquellos que sólo están de paso, ya que buscan llegar al norte del país para cruzar la frontera y cumplir el llamado “sueño americano”, el restaurante Migrante se solidariza con ellos y reconoce que también merecen tener una gratificación en fechas de dar y sanar, sobre todo, durante esta pandemia.

De manera emergente, casi al vapor, fue como el chef Fernando Martínez, junto con sus socios, pensó en realizar una colecta denominada “De corazón, va de Migrante a Migrante” y así auxiliar con ropa y juguetes a todos aquellos que se encuentren refugiados en el albergue Hermanos en el camino, el cual se encuentra en Ixtepec, Oaxaca.

“Nosotros lo único que hacemos es ser un elemento conector con esa comunidad, con esta casa, de nosotros hacia ellos, básicamente somos una herramienta, no nos queremos poner como en una postura de voceros, somos un enlace entre la gente que viene a nuestro restaurante a llevar comida y la gente que lo está ocupando, es la empatía que queremos generar”, describe el chef, en entrevista con Reporte Índigo.

Aunque el semáforo epiemiológico cambió a rojo desde diciembre pasado, Migrante sigue operando a marchas forzadas, ya que el ramo restaurantero es uno de los más azotados por la pandemia en curso, por lo que Martínez se muestra hospitalario, sin considerarse héroe o valiente por querer ayudar a quienes más lo necesitan.

“Al final yo tengo familia, dos hijas, hermanos y a lo mejor en circunstancias en las que estás más desfavorecido, lo menos que esperas es un acto de este tipo. Para nosotros es un acto de responsabilidad, si entiendes tu función en la vida y estás más favorecido, pues lo único que puedes hacer es compartir un poco de eso”, agrega el restaurantero.

Hoy es el último día para hacer entregas en especie en el local de la empresa gastronómica; sin embargo, este sólo es el primer eslabón, ya que Martínez tiene contemplado dar cursos y talleres de capacitación a esta comunidad olvidada y sin derechos legales en México.

Donación y luego educación para comunidad migrante

Migrante es un restaurante que tenía programada su inauguración a principios de 2020; sin embargo, se atravesó la crisis sanitaria y su apertura se dio apenas en otoño pasado, cuando la contingencia bajó ligeramente; ahora con el acenso de contagios, sólo mantiene su servicio de entregas a domicilio, con su fusión de cocina asiática, mediterránea y por supuesto, con un toque mexicano.

Martínez, quien es un nómada por naturaleza, ya que nació en Michoacán y lleva años radicando en la capital, dice que “De corazón, va de Migrante a Migrante”, solamente es el inicio de un proyecto que dará más espacio a personas que transitan por México, ya que busca a futuro compartir sus conocimientos gastronómicos e instruir a foráneos de escasos recursos.

“Tenemos la intención de eventualmente traernos a chicos que estén ahí en los albergues para capacitarlos acá en el restaurante, en labores de cocina, muchos de ellos son gente que está de paso y quizá terminan viajando a Estados Unidos en busca de una mejor vida (…) Lo que queremos hacer es que a lo mejor se vayan con una herramienta más en las manos”, revela.

Este plan sería itinerante, invitando posiblemente a dos personas por un rango de una a dos semanas. Esta experiencia podría ser tanto en el área de cocina como en la panadería que Migrante tiene, dicho sea de paso, tiene pensado el ofrecer pan de manera diaria a casas hogar en Ciudad de México.

Únete a la causa

Todavía hoy se reciben en el restaurante Migrante donaciones para el albergue Hermanos en el camino, pueden llevarse personalmente o mandar por mensajería.

Dirección:Chiapas 186, colonia Roma Norte Horario: 9am a 6pm

Se reciben con todos los protocolos sanitarios: Ropa de invierno Ropa interior (nueva) Juguetes que no usen baterías

También puedes leer: Agenda migrante 2021; en búsqueda de más representación