De acuerdo con un estudio, el consumo de alcohol está aumentando entre los adultos con cada semana de encierro por la pandemia de COVID-19 alrededor del mundo.

La investigación fue publicada en el American Journal of Drug and Alcohol Abuse y señala que los resultados se basaron en una encuesta de casi 2 mil mayores de 18 años en Estados Unidos.

Esta encuesta es la primera en destacar la relación a nivel nacional entre el consumo peligroso de alcohol y el estrés vital desencadenado por la pandemia de COVID-19 y los confinamientos asociados.

De este modo, se comprobó que el consumo nocivo de alcohol entre los adultos aumenta cuanto más tiempo pasan en casa encerrados.

Además, se encontró que las probabilidades de consumo excesivo de alcohol entre los bebedores compulsivos, aquellos que en dos horas consumieron cinco o más bebidas, aumentaron un 19% adicional por cada semana de encierro.

En cuanto a las probabilidades de una mayor ingesta de alcohol en general, se halló que los bebedores compulsivos eran más del doble que las de las personas que no bebían en exceso.

Esto quiere decir 60% frente a 28%, especialmente aquellas con depresión o antecedentes de la enfermedad, lo que fue ratificado por los investigadores de la Facultad de Salud Pública del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas.

“Pasar más tiempo en casa es un factor estresante de la vida que afecta la bebida y la pandemia de COVID-19 puede haber exacerbado este estrés”, concluye la investigación.

Lee: Beber alcohol no previene el Covid-19, aclara la OMS