La reputación de la comida rápida no es muy buena, es asociada generalmente con obesidad, acné y hasta hiperactividad, y un nuevo estudio le atribuye otro problema pues muestra que también podría estar detrás del aumento constante que se ha dado en el asma infantil y las 
alergias.

La investigación realizada por un grupo internacional de científicos encontró que los adolescentes jóvenes son casi 40 por ciento más propensos a padecer casos de asma severa si comen hamburguesas y otros tipos de comida rápida más de tres veces por semana. Para niños entre seis y siete años, el riesgo aumenta en 27 por ciento.

Los menores que acostumbran consumir este tipo de alimentos también son más propensos a parecer eczema y rinitis severa.

La buena noticia es que los resultados también revelaron algo ya conocido, que el consumo de frutas parece tener un efecto protector contra estos padecimientos entre los jóvenes. Comer tres o más porciones por semana redujo la severidad de los síntomas en 11 por ciento entre los adolescentes y en 14 por ciento entre niños más pequeños.

Esta investigación, publicada en la revista especializada Thorax, es parte del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Infancia (ISAAC, por sus siglas en inglés), un extenso proyecto colaborativo en el que participaron más de 2 millones de niños de más de 100 países.

La comida rápida (los autores específicamente mencionaron las hamburguesas solo porque es la referencia más común que todas las personas pueden entender) fue el único tipo de alimento asociado con asma y alergias en todos los rangos de edades y países, y aunque aún se necesitan más pruebas para descubrir si es definitivamente un problema, la causa puede estar en los ácidos grasos trans que contiene.

Los resultados dan más peso a otros estudios que afirman que la dieta de una persona contribuye al riesgo de desarrollar asma, por lo que los expertos aconsejan que las personas con estos problemas de salud lleven una dieta balanceada.