Nuevas formas de relacionarse entre las personas podrían surgir luego de que el periodo de cuarentena por Covid-19 (coronavirus) se levante a finales de mayo. El hogar se ha convertido en el sitio donde millones de mexicanos se encuentran librando sus batallas internas, además del estrés, la ansiedad y las preocupaciones laborales o económicas, la reflexión también ha recaído sobre el tipo de relación de pareja que se tiene o de la que se espera tener.

Aldo Carrillo, profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), asegura que los cambios que el coronavirus está generando en las grandes estructuras vendrán acompañados de alteraciones en la sensibilidad de los vínculos afectivos entre los individuos.

Además de que la forma de acercarse a alguien no será la misma, porque persistirá el miedo en la persona a ser contagiada, podrían surgir dos escenarios en torno a las relaciones afectivas sólidas, el primero es que al encontrarse vulnerables ante la incertidumbre de lo que pasará después del confinamiento, las parejas podrían reforzar su vínculo y comenzar a tener objetivos en común, como comprar una casa, tener un hijo, crear un proyecto e incluso planear un viaje.

Sin embargo, este panorama puede no ser positivo para algunas parejas, pues el aislamiento generaría una reflexión sobre si el individuo se siente a gusto con la persona con la que está, y si la respuesta es un no, los vínculos estarían destinados a romperse. Durante este periodo también surge la posibilidad de que la soledad se elija como una forma de apertura individual o como una reacción a una crisis de identidad.


Nunca se había visto una enfermedad como el Covid-19 que te impidiera acercarte a una persona. El tacto es lo que está en juego, la gente no va a poder tocar al otro con la misma confianza por temor a que este contagiada por el virus. En cuanto se levante la cuarentena todo mundo va a querer relacionarse, por necesidad social, cultural y biológica

Aldo Carrillo

Sociólogo

Te puede interesar: UNAM proporciona atención psicológica a distancia

Sensaciones instintivas

Establecer vínculos eróticos-afectivos es algo a lo que difícilmente las personas renuncian, aun estando en aislamiento social.

De acuerdo con la sexóloga, Ana Cervantes la vida sexual no será la misma en la “nueva normalidad”, ya que las personas que estaban solteras podrían interesarse por crear relaciones sexo-afectivas, estables y con sentido, al haber pasado tanto tiempo reflexionando sobre sí mismos y la importancia del contacto humano.

Asimismo, argumenta que algunas parejas durante la cuarentena pueden estar experimentando poco deseo sexual, lo cual afirma que es hasta cierto punto algo normal cuando se está en medio de una situación que genera preocupaciones excesivas relacionadas a la sobrevivencia, como puede ser el tema económico y laboral.

La sexóloga también comenta que una vez que se levante la emergencia sanitaria y al persistir el miedo por el contagio, las relaciones sexuales no serán las mismas, por lo que tendrán que reinventarse o en su caso, digitalizarse.


El confinamiento dio paso a la creatividad, ahora vemos en algunas páginas de internet circular el coronasutra, que al igual que el Kamasutra se basa en posturas sexuales, pero lo curioso es que están creadas respetando la sana distancia entre los rostros, para evitar contagios a través de los ojos, boca o nariz

Ana Cervantes

Sexóloga

Lee: Kamasutra: el libro del que todos hablan, pero nadie conoce realmente

Conciencia en las decisiones de pareja

En la sociedad moderna es común llevar las emociones al extremo y tomar decisiones precipitadas que a largo plazo pueden generar consecuencias a nivel emocional y psicológico. Las peleas en pareja, la violencia intrafamiliar y las peticiones de divorcio aumentan conforme pasan los días en aislamiento.

Ximena Guadalupe Hernández, capacitadora y psicoterapeuta independiente, asegura que el periodo de cuarentena pone a las parejas en una situación de conflicto lo quieran o no, ya que ninguna persona está acostumbrada a cambios tan repentinos en diferentes ámbitos, como los que se han suscitado en los sectores culturales, políticos, económicos, sociales, laborales y emocionales.


Algo positivo que ha traído este virus es que algunas parejas comienzan a comunicarse entre sí y antes de entrar en conflicto cada una reflexiona para llegar a una solución. Hay casos en donde las personas comienzan a evidenciar que no les gusta estar con su cónyuge, con el paso del tiempo lo culpan de las cosas que salen mal, se abren situaciones del pasado, y en los casos más graves surgen los actos de violencia, pero todo esto en base a lo que provoca el aislamiento

Ximena Guadalupe Hernández

Capacitadora y Psicoterapeuta

El problema es que al momento de tomar una decisión como la de separarse, no hay procesos de interiorización en donde las personas se hagan cargo de sus emociones y decisiones. Hay que tomar en cuenta que esta situación va a pasar tarde o temprano, no se pueden tomar decisiones a la ligera y menos por impulso.

Lo que las personas pueden hacer para evitar este tipo de arranques, es ponerse de acuerdo con su pareja para que cada uno haga sus actividades sin que sean interrumpidas por el otro, así como buscar los momentos en los cuáles puedan hacer algo en equipo. Si las cosas no marchan bien sería recomendable que acudan a terapia o tomen asesoría en línea que les ayude con la toma de decisiones importantes.

Una actividad que se puede hacer en casa y es muy asertiva al momento de tomar una decisión es que en una hoja de papel se dibujen tres columnas, en la primera se colocará aquello que ocupa nuestros pensamientos, en la segunda los pros, y en la tercera los contras, de esa manera se puede hacer un balance e inclinarse por lo que sea mejor para uno mismo”, recomienda la terapeuta de psicólogos especializados.

Lee: ¿Se puede tener relaciones sexuales con Covid-19? Especialista responde