El Premio Nobel de Medicina de este año fue para los estadounidenses David Julius y Ardem Patapoutian, por su descubrimiento de receptores de temperatura y tacto.

Julius y Patapoutian centraron su trabajo en el campo de la somatosensación.

“Esto resuelve de verdad uno de los secretos de la naturaleza”, dijo Thomas Perlmann, secretario general del Comité del Nobel, al anunciar el premio.


En realidad es algo crucial para nuestra supervivencia, de modo que es un descubrimiento muy importante y profundo

Thomas Perlmann

Secretario general del Comité del Nobel

¿Qué tiene que ver con el chile?

Los científicos descubrieron los receptores de la temperatura y el tacto, lo que revela cómo los estímulos se trasladan al sistema nervioso y permite desarrollar tratamientos contra el dolor agudo y crónico.

Lee: AMLO propone a creadores de vacuna contra COVID al Premio Nobel: ‘Salvaron muchas vidas’

Julius, de 65 años, utilizó la capsaicinia, el componente activo de los chiles, para identificar los sensores nerviosos que permiten a la piel responder al calor.

“David Julius utilizó capsaicina, un compuesto irritante del chile picante que produce una sensación de quemazón, para identificar los sensores de los receptores nerviosos de nuestra piel que responden al calor”, indicó la Real Academia de las Ciencias de Suecia en un comunicado.

Por su parte, Patapoutian identificó sensores en las células que responden a la estimulación mecánica, indicó.

Los hallazgos de estos científicos ayudan a comprender cómo el calor, el frío y los estímulos mecánicos pueden poner en marcha los impulsos nerviosos que permiten al humano adaptarse al mundo que lo rodea.

Además los receptores identificados serán fundamentales para el desarrollo de fármacos, de acuerdo con el presidente del Comité Nobel de Medicina, Niels Borth.

El premio de medicina es el primero en entregarse este año. El resto de galardones reconocen los logros en los campos de la física, la química, la literatura, la paz y la economía.