Los artistas callejeros no son ajenos a la pandemia por coronavirus (Covid-19), y a pesar del riesgo que les supone salir a las calles, lo intentan todo por conseguir algunas monedas que les ayuden a solventar los gastos básicos que se requieren para sobrevivir a la cuarentena.

Sin importar que las calles estén poco transitadas, algunos de estos artistas caminan en los alrededores de los parques, plazas, restaurantes, afuera de las estaciones del metro y del metrobús con la esperanza de encontrar personas que puedan mirar o escuchar el arte que los caracteriza.

El street art o arte callejero, que durante mucho tiempo se consideró una forma artística marginal, hoy forma parte de un movimiento importante que democratizó el acceso a múltiples disciplinas artísticas e indujo a nuevas dinámicas sociales y económicas.

Un artista callejero es una persona que desarrolla sus talentos en público, normalmente en las calles.

Retratistas, caricaturistas, artesanos, malabaristas, cantantes, acróbatas, estatuas vivientes, músicos y actores de teatro son parte de los oficios que caracterizan a esta corriente de expresión.

Fernando López del Río, artista callejero circense, comenta que la emergencia sanitaria por Covid-19 lo ha imposibilitado de generar el dinero que necesita para sobrellevar los gastos diarios, e incluso demanda que en algunas ocasiones cuando intenta trabajar, elementos del orden público lo detienen y le exigen una multa para que lo dejen ir.


Tengo 11 años trabajando en las calles, me siento muy afortunado de poder hacer y desarrollar lo que me gusta, el arte callejero circense no solo me permite generar los ingresos que necesito, también me ha dado la oportunidad de conocer lugares y personas en diferentes partes de la República Mexicana y del mundo

Artista Callejero

Yo soy artista de semáforo, hago malabares manipulando el sombrero y las clavas, ahora que salgo a las calles me encuentro con menos gente y menos tráfico. En un semáforo normal sin Covid-19 entre semana ganaba entre 120 y 150 pesos por hora, con el virus entre las calles ahora genero solo 25 pesos cada 30 minutos. No me queda de otra, pues tengo que ir a buscar los semáforos en donde me vaya mejor y de alguna manera, exponerme al virus”, relata el artista callejero.

Te puede interesar: El arte del teatro callejero

Esperanza ante la crisis

A pesar del panorama poco alentador que deja entrever la contingencia por coronavirus, diversos artistas encontraron un punto positivo en común, y es que la cuarentena, prevista hasta el 30 de mayo, de acuerdo con lo declarado por la Secretaría de Salud (SSa), los impulsa a desarrollar soluciones creativas ante la emergencia sanitaria.

Espacios para fomentar el trueque en las redes sociales, conciertos, talleres y obras de teatro transmitidas a través de diferentes plataformas digitales, la creación de productos artesanales de primera necesidad, alimentos e incluso artículos relacionados con la protección contra el Covid-19, son algunas de las alternativas que han ocupado este grupo de artistas en medio del caos que despertó la pandemia.

Para Dzaui Itzamná Gallardo, músico y actor callejero, las afectaciones surtieron efecto desde el momento en que comenzaron a cerrar los restaurantes, pues aprovechaba esos sitios para tocar el piano, asimismo, comenta que mientras se pasaba de la Fase 2 a la Fase 3, las posibilidades de actuar en el metro o en los camiones para generar algo de dinero también se fueron cerrando.


Las últimas semanas han sido un golpe duro para mí, sobre todo por los restaurantes que representaban una buena fuente de ingresos, con el paso de los días anunciaron el cierre de estaciones del metro y no se diga del centro, el lugar en donde gran parte de los artistas urbanos se reúnen, ahí todos los locales están cerrados y no se le permite el acceso a las personas, dentro de poco las posibilidades se agotarán y nos veremos en la necesidad de buscar otro tipo de soluciones para no depender por completo del arte

Artista Callejero

A pesar de lo que el Covid-19 está provocando a nivel social y económico, creo que se puede ver esto como una oportunidad para abrirse a nuevas maneras de trabajar y buscar alternativas que contribuyan con la comunidad.

Actualmente vivo en un departamento con seis artistas y entre todos pagamos la renta y compramos comida, esto nos enseña a optimizar los recursos y es bueno porque compartes lo poco o mucho que llegues a tener.

Ahora sobrevivo con los pocos ahorros que tengo y de algunos préstamos, no tengo certeza de cuándo terminará esto, pero si me gustaría que los eventos especiales, fiestas y obras de teatro se retomaran lo más pronto posible, porque de ahí solventaba la mayoría de mis gastos.

“Para esta situación que estamos viviendo puedo citar a Antonin Artaud cuando dice que el teatro y la peste son lo mismo porque llegan a mover a la sociedad y a tirar los cimientos que están mal puestos, con la única intención de que se aprenda a continuar de una mejor manera”, expresa el artista urbano.

Lee: Culturas Populares se suma a Contigo en la distancia