Del próximo 26 de septiembre al 14 de noviembre, tres obras en memoria de los 43 normalistas desaparecidos el año pasado en Iguala, Guerrero,  serán exhibidas en las instalaciones de la Oficina de Proyectos Culturales (OPC), en Puerto Vallarta, Jalisco.  

La instalación está compuesta por 43 papalotes realizados por el artista plástico oaxaqueño Francisco Toledo;  la pieza de arte interactivo “Nivel de confianza”, una cámara de reconocimiento facial que utiliza algoritmos programados para buscar los rostros de los estudiantes desaparecidos, obra del artista electrónico  mexicano Rafael Lozano-Hemmer; y el cortometraje documental “Guerrero: monstruo en las montañas”, basado en el trabajo del fotógrafo Matt Black, y el cual fue producido por y publicado en la serie de videos y cortometrajes de The New Yorker. 

De acuerdo con la revista estadounidense, “el filme muestra cómo las familias de los desaparecidos están haciendo frente a la pérdida aún inexplicable de sus seres queridos, y cómo los ciudadanos están luchando para protegerse a sí mismos, y para preservar la esperanza”. 

Las tres creaciones artísticas forman parte de la exposición “Carteles por Ayotzinapa”, que surgió en respuesta a la convocatoria que Toledo lanzó en enero de este año “para reflexionar creativa y pacíficamente en torno al caso Ayotzinapa”, señala un comunicado de la OPC. 

La convocatoria trajo consigo la participación de cerca de 700 personas alrededor del mundo. “Sorprendentemente, Irán fue el país que más participó seguido con la llegada de propuestas de países como Italia, España, Costa Rica, Cuba, Portugal, Japón, Francia, entre otros”. 

Los carteles que forman parte de la exposición son fruto de la convocatoria lanzada por el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca en diciembre de 2014, a tres meses de la tragedia ocurrida en el estado de Guerrero. 

Aunado a la exposición de las tres obras, se llevarán a cabo discusiones de mesa redonda, lectura de poesía y pláticas con los creadores de las mismas. 

No es el fin del mundo

“Una vez más, no hay evidencia existente de que un asteroide o cualquier otro objeto celeste está en una trayectoria que impactará contra la Tierra”, señaló la NASA en un comunicado en respuesta a reportes falsos que han circulado en Internet, y en los que se afirma que el impacto sucedería entre el 15 y 28 de septiembre de este año, cerca de Puerto Rico. Lo que afectaría las costas  de Estados Unidos y México, así como del Atlántico y del Golfo de Centro y Sudamérica. Además, ya se habría detectado cualquier objeto celeste lo suficientemente grande como para ocasionar un daño de esa magnitud. 

El piloto es lo de menos

Así como las gigantes tecnológicas monitorean nuestros patrones de navegación en la Red, Netflix analiza nuestros hábitos de consumo. ¿Qué determina que sigamos viendo esa serie cuyo primer episodio acabamos de ver La plataforma de streaming tiene la respuesta: no es ese primer episodio. Luego de  identificar ese punto en una serie en la que el 70 por ciento de los espectadores continua viendo la misma el resto de la temporada, Netflix llegó a la conclusión de que suelen ser los primeros episodios los que nos enganchan, no el piloto.  De “How I met your mother” fue el episodio 8,  por ejemplo. Mientras que de  la serie “Breaking Bad”. fue el número dos.

Reinventarse o morir

Ante el éxito de Uber, la app de servicio de taxis personalizados, a los taxistas  no les quedó de otra más que diferenciarse de la competencia. El grupo de taxis concesionados  Zona Taxi Internacional presentó esta semana dos aplicaciones móviles a través de las cuales ofrecen sus servicios de transporte: Taxi Amigo  (disponible en iOS y Android) y Ride Ejecutivo, para Android, a las que por ahora pueden tener acceso residentes de la Ciudad de México, Campeche, Querétaro y Veracruz.  

Zona Txi Internacional describe a ambas aplicaciones como un proyecto 100 por ciento mexicano y legal.

Impresora de barro

Aunque no lo creas, es muy probable que el barro vuelva a popularizarse como material para construir casas. Pero como estamos en pleno siglo 21, las construcciones de las viviendas se realizarán con una impresora en 3D desarrollada por la compañía italiana WASP (siglas en inglés de Proyecto de Ahorro Avanzado Mundial). 

Según reportó Quartz, la impresora 3D de barro bautizada como BigDelta, fusiona nuevas tecnologías con antiguas técnicas de construcción –tierra, arcilla, agua y fibras vegetales– para construir hogares verdes y asequibles que beneficien a personas que viven en zonas de escasos recursos.