Para ser un verdadero diseñador de modas, la dedicación y la investigación son dos piezas clave para lograrlo. Eso lo tiene claro Giselle Aboudib, una joven creadora mexicana quien ha sido reconocida en los últimos años por su colección de chamarras “Las luchas”.

La tarde de este lunes, la diseñadora decidió tomar las redes sociales para hablar de su colección y del gran reto que está enfrentando con ella, pues una marca de ropa al mando de diseñadores originarios de Guadalajara, Jalisco, plagió del concepto de sus piezas.

A través de una transmisión en vivo desde su cuenta de Instagram (@giselleaboudibbrand), Aboudib aseguró que dicho cometido la hizo pensar dónde estuvo el proceso e investigación de la prenda que lanzaron.

“Con ustedes de la mano, me van ayudar que ellos entiendan que lo que hicieron no es legal, es un plagio y la gente no se puede quedar callada. Cuando vemos que un familiar, un amigo, un colega comete un error, es nuestra labor decirle que está mal, no cegarnos por el amor y admiración que te dé esa persona. Las cosas tienen que ser claras y honestas”, mencionó Giselle.

La diseñadora se percató de esta copia luego de que diferentes usuarios en redes sociales la etiquetaran tras ver un concepto parecido a “Las luchas” en el programa Las más draga, asegurando que era suya cuando no lo era.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Red Rabbit Duo (@redrabbit_duo)


De ese modo, el fin de semana pasado, Aboudib publicó una imagen en su cuenta de Instagram a través de la cual señaló tal hecho, no sin antes recordarle a sus colegas que siempre está la opción de colaborar.

“Somos fieles creyentes de que unidos, el diseño y la moda mexicana pueden dominar el mundo. ¿Por qué vernos como competencia si podemos ser hermanas?”, escribió.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Giselle Aboudib Brand (@giselleaboudibbrand)


Finalmente, según señaló en la transmisión, debido a que su línea y diseños están patentados, registrados y protegidos ante la Ley, el producto que están comercializando y vendiendo es un concepto plagiado, no se puede vender ni distribuir “porque lo que están haciendo es un error”.

“Aquí no estamos juzgando a nadie, sino señalando qué estuvo bien y qué estuvo mal. Lo único que se está cuestionando es la esencia como ser humano, y yo sé que los fans de esta marca nos están viendo y agradezco su tiempo para ver la otra cara de la moneda”, describió.

Actualmente, la diseñadora mexicana se encuentra en espera de una disculpa pública por parte de los involucrados, el reconocimiento de sus actos y parar la comercialización de estos productos.