¿Quieres regalarle una canción personalizada a un ser amado? Andrés Canalla ya tiene lista su guitarra acústica y compró un micrófono para grabar en casa.

Desde 2017, Andrés Canalla es el proyecto solista de Aldo Andrés Camacho Allende, quien por más de una década fue vocalista y compositor de Tungas, la banda de punk-rock mexicana.

En su perfil de Spotify cuenta con 13 sencillos. El más reciente, “Las consecuencias de no saber querer”, salió el 17 de abril, en plena emergencia sanitaria.

La gira con Erik Canales, vocalista de Allison, y los cantautores Nico Orozco y Juanito el cantor, fue pospuesta para julio

El 26 de marzo de 2020 iniciaba “Nadar adentro Tour” al interior de México. Erik Canales, vocalista de Allison, y los cantautores Nico Orozco, de Culiacán, y Juanito el cantor, de Argentina, grabaron cuatro temas, pero su gira fue pospuesta por el coronavirus.

“Es terrible a nivel económico para los músicos y no sólo para nosotros, para todos los artistas. Pagamos rentas, vivimos al día, si se para la gira, no vamos a tener el dinero para seguir costeando la vida”, lamenta en entrevista con Reporte Índigo.

Para seguir haciendo lo que le gusta y generar ingresos ante la pandemia de Covid-19, creó esta iniciativa.

“Dije, bueno, voy a ofrecer canciones personalizadas a partir de cierto precio o trueque, porque no está bien que sólo la gente que pague con dinero pueda tener su canción”, menciona.

El 8 de abril publicó que las personas interesadas deben mandar un correo a [email protected] gmail.com y pueden pagar no sólo con dinero, también con bienes o servicios.

“Pedí que me mandaran un mail para que yo les diera las indicaciones. A partir de cierto precio hacen una oferta si no pueden pagar. Por ejemplo, alguien dice ‘soy ilustrador, te ofrezco un cartel para tu siguiente show’ o ‘soy fotógrafo y te ofrezco una sesión’ o ‘tengo unos litros de agua mineral’, cualquier cosa”, explica.

Acordado el pago, el cantautor envía un cuestionario sobre el ser amado y las especificaciones de la composición.

“Son cuestiones específicas como cuál es su nombre, quién es, por qué motivo le quisiera hacer una canción, una descripción, qué es lo que le gusta de esa persona, qué le quiere decir. Hice una especie de cuestionario para que me den datos y transmita lo que quieren, que me ayuden a conceptualizar”, detalla.

La actividad de los artistas no es considerada como necesaria para atender la coyuntura de salud, pero Canalla está convencido de que la música es esencial para sobrellevar el aislamiento.

“Quiero escribir canciones para que la gente las oiga y se distraiga un rato. Siempre he tratado de dar el mensaje de que la música cura a las personas, es como una especie de medicina, hace la vida muy llevadera. Los artistas somos muy importantes en estos tiempos para sentir paz dentro de tanta incertidumbre”, argumenta.

La primera canción y otras peticiones para Andrés Canalla

“La vida no me es suficiente para verte reír. Mientras más creces, más te perteneces, no sé qué sería de mí”, dice el coro de la primera canción personalizada que Andrés Canalla compuso.


En un video que publicó el 14 de abril, interpretó la melodía que fue solicitada por un papá para su hija, quien ese día cumplió XV años

El músico lleva más de 150 peticiones, las cuales responderá una por una para hacer, máximo, dos canciones a la semana.

“He estado revisando unas cuantas por día para leer lo que me piden. Está súper interesante porque hay de todo, uno pensaría que solamente son canciones de pareja pero no”, aclara.

Andrés Canalla se muestra maravillado por las historias: una persona de Brasil pidió una canción para su novio, muchas son para quienes cumplen años de casados o aniversarios de relación y también hay gente que quiere regalarlas de cumpleaños. Incluso le propusieron que transformara poemas en temas musicales.

“Esta solicitud dice: ‘a lo mejor este tema es muy choteado pero me gustaría una canción dedicada a mi novia Dulce que está trabajando en el hospital, es residente en anestesiología, y que también se dedique a todo el personal de salud en estos momentos’”, lee durante la entrevista.

A pesar de la crisis sanitaria a nivel mundial, el ahora solista está sorprendido de que la gente sigue teniendo motivos para dar un regalo.

“Estoy encontrando a la parte del mundo que está feliz y enamorada. Es algo que me parece súper chistoso porque yo decía que sólo podías escribir canciones cuando estabas triste, pero mira nada más qué sorpresa”, comenta.

De hecho, una de sus piezas se llama “La canción más triste del mundo”, en la cual canta “el que no está triste no puede escribir canciones, me decía para no sentirme así” y toca la armónica. Esta frase también la usa para describirse en su perfil de Instagram.

“Escribo a partir de fórmulas de sílabas. Siempre hay que sintetizar un mensaje claro para escribir una canción. Trato de redactar unas cuantas frases y de que la música se acerque a la emoción”, cuenta.

Cuando la canción está terminada, la comparte por correo electrónico con quien hizo la petición y ambos deciden si se hará pública o no.

También puedes leer: Un poeta de Coyoacán que es como los pájaros