La actividad en Facebook puede determinar los índices de obesidad en cierta comunidad

Una nueva función en Facebook podría poner a prueba a los verdaderos amigos. 

La red social lanzó ayer “Trusted Contacts” (“Amigos de confianza”), una función que permitirá al usuario recuperar su contraseña en caso de perderla, o bien, si su cuenta llega a ser hackeada. 

Con esta herramienta, el usuario podrá elegir entre tres y cinco amigos con los que pueda contar, para que Facebook les haga llegar códigos de seguridad. Si por alguna razón la persona no puede tener acceso a su cuenta, puede solicitar, a través de un mensaje, que las claves se envíen a los amigos que especificó. 

En lugar de contestar preguntas de seguridad o llenar alguna forma, el usuario deberá ingresar estos códigos -que el “amigo de confianza” le proporcionará- para recuperar la contraseña y poder entrar nuevamente a su página. 

La nueva función, que aparecerá en el apartado “Configuración de la cuenta”, en la opción “Seguridad”, estará disponible a nivel global en las próximas semanas. 

‘Likes’ obesos

Facebook podría ser un indicador de patrones de sus usuarios, así como de factores como obesidad

Por medio de “geotagging”, investigadores del Boston Children’s Hospital determinaron que si una persona le da “Like” en la red social a sitios y páginas relacionados a salud y actividad física, más bajo es el índice de obesidad en ese lugar o comunidad.

Por muy simple que se lea, los resultados apuntaron a que, por el contrario, las personas que llevan una vida más sedentaria, tienden a darle “Me Gusta” a páginas relacionadas a la televisión.

Analizando Likes, posts y Shares, el grupo de expertos encontró que, de acuerdo a cada perfil, “la correlación entre los intereses de los usuarios de Facebook y los índices de obesidad en sus comunidades es estadísticamente significativa”, según John Brownstein, de dicha institución médica.

La relación entre la ubicación geográfica, la actividad en Facebook y el índice de obesidad, “puede ser de gran utilidad para la estimación de niveles de obesidad en distintas zonas y en tiempo real, aparte de dirigir campañas públicas de salud que promuevan conductas más saludables”, añadió.

Los investigadores norteamericanos delimitaron su análisis a lugares de Estados Unidos, pero enfatizaron en que esto puede dar inicio a un rastreo y mapeo de índices de obesidad, lo que también generaría la oportunidad de prevención e intervención con el apoyo de la Web.