“La sistematica destruccion del Cine Mexicano y sus instituciones – lo que llevo décadas construir- ha sido brutal. Sobrevivimos el sexenio de Lopez Portllo pero esto no tiene precedentes”, publicó el cineasta Guillermo del Toro en respecto al cese de actividades de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) a manera de protesta en Twitter.

Cómo lo reportó esta casa editorial, la AMACC hizo público el 23 de noviembre, que se veían obligados a detener sus actividades, por falta de presupuesto, en su mayoría proveniente por parte del Estado.

Sobre este tema: ‘Zero varo’

Al igual que el cineasta tapatío, más creativos del cine nacional, se manifestaron en la red social del pájaro azul para condenar la falta de recursos culturales en la administración federal de Andrés Manuel López Obrador.

Además de Cosio, la cuenta que perteneciera al cineasta Felipe Cazals, también hizo lo propio, y mencionó que esto era “inaudito” e incluso “Vergonzoso”.

El documentalista Everardo González hizo lo propio y dio su postura como vocal vigente de LA AMAC, arrobando incluso a las Academias Españolas y estadounidenses de cine.

Previamente y durante la ceremonia de los Ariel 2022, la presidenta de dicha institución, Leticia Huijara, adelantó y dejó entrever la crisis por la que atraviesa esta asociación civil, es ahora, que después de un mes de ocurrida la premiación, que se hace oficial el detenimiento de la AMACC.

La cuenta ¡Qué viva México!, misma que difunde y promociona la película homónima del cineasta Luis Estrada, se sumó al reclamo e indignación de los artistas fílmicos, cabe resaltar, que el largometraje no recibió ningún apoyo gubernamental para ser realizada.

Reporte índigo ha hecho público en múltiples ocasiones que el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) no ha entregado recursos económicos a festivales independientes, y cada vez más, hay menos dinero destinado para los mismos.

Te puede interesar: Queer Film Festival, sin presupuesto, pero siguen adelante

Hasta el momento la Secretaría de Cultura e IMCINE no han manifestado una postura al respecto.

Esta historia continúa en desarrollo.