[kaltura-widget uiconfid=”38045831″ entryid=”0_ugua9x29″ responsive=”true” hoveringControls=”true” width=”100%” height=”75%” /] El nacimiento de un bebé es sin duda uno de los momentos más felices de una mujer. 

Pero a veces la dicha de ser mamás viene acompañada de algunos trastornos y cambios que afectan tanto el cuerpo como la salud mental de las madres.

Según la psicoanalista Adriana Ortiz, la depresión posparto afecta a 1 de cada 10 mujeres y se puede prolongar hasta un año si se detecta y se atiende con un especialista.

Este trastorno, caracterizado por ser una alteración en el estado de ánimo, puede llevar a una madre a la depresión o a presentar sentimientos extremos que dificultan la interacción con su bebé y el entorno.

A diferencia del padecimiento posparto, existe otro fenómeno que suele confundirse con él y alude al nombre de “baby blues”, una tristeza pasajera que se presenta en 8 de cada 10 mujeres y cuyo periodo dura días o semanas. 

Es importante remarcar que para este padecimiento, no hay necesidad de tratamientos médicos.

Si eres primeriza, estos son algunos de los síntomas que presentan las mujeres con este trastorno y algunas de sus recomendaciones para sobrellevar el padecimiento y disfrutar a tu bebé.