A través de la Embajada de México en Alemania, ciudadanos de aquel país devolvieron, de manera voluntaria, 34 piezas arqueológicas procedentes de las regiones que ocuparon las antiguas culturas de la Costa del Golfo de México, el Altiplano Central, el occidente (Colima y sur de Nayarit) y el área maya.

Entre las piezas arqueológicas hay figuras antropomorfas elaboradas en barro, cajetes y vasijas, y una de tipo efigie; sellos y fragmentos de figurillas antropomorfas. Asimismo, destacan una máscara antropomorfa elaborada en roca metamórfica, de estilo olmeca, del periodo Preclásico mesoamericano (1200-600 a.C.); así como dos cabezas de figuras antropomorfas de estilo totonaco, del periodo Clásico mesoamericano (250–900 d.C.), y un cajete de barro elaborado por la cultura maya hacia el Posclásico (1000–1521 d.C.).

La devolución voluntaria de estos objetos prehispánicos es resultado del trabajo cotidiano y coordinado que realizan las instituciones del Gobierno de México en favor de la recuperación, la protección y el respeto al patrimonio cultural, histórico y arqueológico de nuestros pueblos, y reitera la posición del Estado mexicano frente al tráfico ilícito de bienes culturales, a fin de que los objetos recuperen su contexto, y con ello su legado histórico y cultural.

También puedes leer: Bienes arqueológicos, el tesoro perdido de México