Enrique Alejandro Toro Torres es oaxaqueño con estudios de derecho y hasta hace poco dueño de unos negocios. Antes de que iniciara la pandemia vendió su automóvil y emprendió la idea de escribir un libro de aventuras para niños llamado Harry Stier.

“Harry Stier es un chico de siete años que vive en Victoria, una ciudad de Canadá, que pertenece a British Columbia. Es sumamente inteligente, casi, casi un genio. Asiste a una escuela de robots que se llama Rosemary Robotics, en ella conoce a sus dos grandes amigos con quienes tendrá grandes aventuras, una de ellas se llama Erin y la otra se llama Hanna”, cuenta el autor.

El autor cuenta lo difícil que ha sido el emprendimiento sin el respaldo de una editorial. Por lo pronto, Harry Stier se puede adquirir en todas las grandes tiendas del país, e incluso en páginas de las tiendas de autoservicio.

Con la idea de escribir la saga de una nueva generación, el escritor oaxaqueño Enrique Alejandro Toro Torres se puso a escribir un libro de aventuras que intenta vender por todas las vías posibles

“Para mí es una profesión nueva, entonces ha sido toda una curva de aprendizaje bastante fuerte y a base de varios golpes que vamos aprendiendo. Es un mundo relativamente nuevo para mí y me he dado cuenta de muchas cosas, por ejemplo, escribir un libro es sólo una pequeña parte, porque una vez que terminas el libro, ya lo tienes y está muy padre, pero ahora viene la segunda parte que es venderlo”, indica.

Un aliado para los escritores que carecen de una editorial es la tecnología, la cual permite colocar el título en algún estante digital y se imprime por encargo.

“Afortunadamente ahora hay unas nuevas tecnologías. Está Amazon KDP o Kindle Direct Publishing y ellos te permiten que subas tus archivos de tu libro, tu portada y el contenido de tu libro en formatos PDF, ellos lo distribuyen en sus plataformas y lo suben a sus tiendas. Tienen un sistema que se llama a impresión bajo demanda y las personas cuando compran el libro en la plataforma, Amazon imprime únicamente el ejemplar que vendió”, explica Enrique Alejandro Toro Torres.

Ser un autor independiente, el camino de Enrique Alejandro Toro Torres

Actualmente se encuentra disponible el libro inicial, pero el autor planea publicar toda una saga con las aventuras de Harry Stier. Y aunque comenta que al principio sí le interesó presentar la historia en una editorial, el escritor ya fue rechazado por algunas.

“He buscado, específicamente a dos editoriales, Grupo Planeta y Penguin Random House. Penguin Random House ya de plano me dijo que no, que no va de acuerdo con su línea editorial, ¡y vámonos!, de Planeta no he recibido respuesta desde hace algún tiempo, entonces creo que es una negativa”, narra el escritor.

Evidentemente, estar sin el respaldo de una editorial hace que el autor se convierta en la única persona del negocio, por lo que tiene que escribir correos electrónicos, hacer presentaciones, hablar con personas interesadas en el proyecto y, al mismo tiempo, darse espacio para escribir las siguientes narraciones.

“La realidad es que en los tiempos actuales ya no es tan necesaria como lo era antes (una editorial). Sí es mucho trabajo como autor independiente, sí tienes que hacer toda la chamba que normalmente la editorial te hace. Ahorita yo estoy escribiendo el segundo libro, pero también ando metido en la venta del primero”, expone.

El autor de Harry Stier considera que en México falta poco para poder tener una obra como Harry Potter, escrita por J. K. Rowling, que fue un fenómeno mundial.

“No sé si no ha llegado la historia correcta o, como se dice normalmente, falta de apoyo. Ahora, eso para mí no es una excusa, yo creo que precisamente con estas nuevas tecnologías básicamente depende del autor.

“En mi caso, a mí nadie me ha regalado nada en el tema editorial, todo lo he conseguido, todo lo he trabajado, yo no tengo editorial, ni Penguin ni Planeta, pero yo estoy seguro de que en el momento en el que se den cuenta de que este libro está creciendo, como efectivamente lo está haciendo, y llegará a explotar, yo estoy seguro que cualquiera de ellas se acerca”
Enrique Alejandro Toro TorresEscritor oaxaqueño

Por lo pronto, Torres mantiene una campaña de donación de libros en la que busca que los menores de edad se acerquen a la lectura y por ello busca fondos con personas conocidas o, incluso, del que le quedó tras la venta de su auto para llevar libros a las escuelas.

“Estamos llegando a las escuelas. Yo estoy pagando parte de los libros, tenía un vehículo, lo vendí y el dinero lo metí directamente a los libros, y también tengo algunos donadores, nos hicieron favor dos personas de Estados Unidos de comprarnos algunos ejemplares, estoy contactando a algunas empresas”, explica.

Asimismo, no descarta en el futuro que se pueda hacer una versión ilustrada para los niños que les gustan más los trazos.

“No descarto una edición ilustrada porque la historia se presta, si tú la comienzas a leer es muy gráfica, no en dibujos, sino en imaginación. Cuando la lees te imaginas los escenarios, las acciones, lo que hacen los personajes, te lo imaginas muy bien. Entonces, yo sí creo que se puede extrapolar a una revisión ilustrada”, apunta Enrique Alejandro Toro Torres.

Te puede interesar: La escritora Dolores Reyes espera que las nuevas masculinidades contrarresten los feminicidios en Latinoamérica